Novedades

Descubren un Inusual Agujero Negro de Masa Mediana

Descubren un Inusual Agujero Negro de Masa Mediana
Un agujero negro con algo más de 500 veces la masa del Sol ha sido descubierto en una galaxia, aproximadamente a 290 millones de años-luz de la Tierra. Hasta ahora, los agujeros negros que han sido identificados con claridad sólo eran de dos tipos, supermasivos (desde varios millones hasta varios miles de millones de veces la masa del Sol) y ubicados en el centro de galaxias, o con una masa cercana a la de una estrella masiva típica (entre 3 y 20 veces la masa del Sol).

Un agujero negro es básicamente el cadáver de una estrella prensada sobre sí misma por su propia gravedad, al faltarle la fuerza que la mantenía "hinchada". Una vez alcanzado ese estado colosal de compresión, su campo gravitacional se vuelve tan poderoso que absorbe todo lo que pase cerca, incluyendo la mismísima luz. Por eso no emite ni refleja luz alguna.

El nuevo descubrimiento es la primera evidencia sólida de una nueva clase de agujeros negros de tamaño mediano. El equipo, dirigido por astrofísicos del CESR en Francia, y que incluye también a astrónomos de la Universidad de Leicester del Reino Unido, detectó el nuevo agujero negro con el telescopio espacial de rayos X XMM-Newton de la Agencia Espacial Europea.

Aunque está ampliamente aceptado que los agujeros negros con masa estelar se crean durante la muerte de estrellas masivas, aún no se sabe cómo se forman los agujeros negros supermasivos. Una teoría es que estos son el resultado de la unión en uno solo de varios agujeros negros de masas intermedias. Sin embargo, para ratificar tal teoría, primero hay que probar la existencia de estos agujeros negros intermedios. Y aquí es donde entra en escena el hallazgo reciente.

La constatación de las delatadoras características de la fuente de rayos X denominada HLX-1 constituye la identificación más clara hasta la fecha de un agujero negro con masa intermedia.

HLX-1 se encuentra hacia el borde de la galaxia ESO 243-49. Posee una enorme luminosidad en rayos X, con un brillo máximo de aproximadamente 260 millones de veces el del Sol.

El patrón de los rayos X de HLX-1 y la ausencia en su misma posición de un objeto perceptible en imágenes ópticas, confirman que no coincide con ninguna estrella interpuesta entre el mismo y la Tierra ni con una galaxia lejana situada justo detrás de él. Además, su ubicación no es el centro de la galaxia en la cual está, lo que respalda que no se trata del típico agujero supermasivo central.

El equipo ha desvelado, utilizando observaciones del XMM-Newton llevadas a cabo el 23 de Noviembre de 2004 y el 28 de noviembre de 2008, una variación en el patrón de rayos X de HLX-1. Esto indica que debe ser un solo objeto y no un grupo de muchas fuentes débiles. El enorme resplandor observado sólo puede ser explicado si HLX-1 corresponde a un agujero negro con su caótico entorno, específicamente un agujero negro con algo más de 500 veces la masa del Sol. Ninguna otra explicación de la física puede justificar estos datos.