Novedades

Tomada una nueva imagen de la nebulosa planetaria Helix, conocida como el 'Ojo de Dios'

Tomada una nueva imagen de la nebulosa planetaria Helix, conocida como el 'Ojo de Dios'
El Observatorio Europeo Austral (ESO, en sus siglas en inglés) ha obtenido una nueva imagen profunda de la nebulosa planetaria Helix, conocida como 'el Ojo de Dios' por los astrónomos debido a su aspecto, según informó este organismo, que lo califica como "uno de los ejemplos más cercanos y más espectacular de una nebulosa planetaria".
Así, la novedosa imagen se obtuvo empleando el Wide Field Imager del Observatorio del ESO de La Silla (Chile). A pesar de que la exposición fue relativamente corta, la imagen muestra "un rico trasfondo de galaxias distantes" que generalmente no son visibles en otras fotografías de este objeto ya que, según explican, "es difícil de observar en luz visible ya que su luz está finamente dispersa a lo largo de una gran área del cielo".

Estos objetos exóticos no tienen nada que ver con planetas, sino que son el último florecer de estrellas semejantes al Sol antes de su retiro final como enanas blancas. De este modo, desde la superficie, la estrella expulsa capas de gas que brillan bajo la radiación ultravioleta emitida por la tenue pero muy calurosa estrella central.

Una estructura "inesperada y compleja"
Esta nebulosa, denominada también NGC 7293, queda a alrededor de 700 años-luz de distancia de la Tierra, en la constelación de Acuario. El anillo principal de Helix mide alrededor dos años-luz de ancho, lo que equivale a la mitad de la distancia que hay entre el Sol y la estrella más cercana a éste.

Debido a que Helix está relativamente cerca (cubre un área del cielo cercana a la cuarta parte de la Luna llena), puede ser estudiada con mucho mayor detalle que la mayoría de nebulosas planetarias y se ha descubierto que tiene "una estructura inesperada y compleja", explican desde la ESO.

Aunque se parece mucho a una rosquilla, los estudios han mostrado que posiblemente está formada por al menos dos discos separados con anillos y filamentos externos. El disco interior más brillante parece estar expandiéndose a unos 100.000 km/h y habría demorado alrededor de 12.000 años en formarse.

Según indica el observatorio, "una mirada cuidadosa a su parte central revela no sólo los nódulos sino también muchas galaxias remotas que se ven a través del gas brillante finamente extendido".

"Algunas de ellas parecen estar reunidas en grupos de galaxias separados, que se esparcen a través de varias partes de la fotografía, como por ejemplo, alrededor de la enana blanca central", añade.

Todo lo que rodea el interior del anillo son pequeñas formaciones, conocidas como 'nódulos cometarios', con tenues colas que se extienden a partir de la estrella central. Se parecen mucho a pequeñas gotas de líquido escurriendo por un vidrio.

A pesar de que se ven pequeños, cada nódulo es casi del tamaño del Sistema Solar. Estos nódulos han sido extensamente estudiados, tanto con el Very Large Telescope de ESO como con el Telescopio Espacial Hubble de NASA/ESA, pero aún son sólo parcialmente comprendidos.

Helix aparece por primera vez en un listado de objetos nuevos compilado por el astrónomo alemán Karl Ludwig Harding en 1824 y su nombre proviene de las primeras observaciones que revelaban la forma de un tosco tirabuzón.