Novedades

Kibo, listo para llevar la ciencia a espacio abierto

Kibo, listo para llevar la ciencia a espacio abierto
Tras una espera de cuatro años, finalmente este 11 de marzo el módulo científico japonés Kibo (esperanza) será lanzado al espacio, a bordo del transbordador Endeavour para ser acoplado a la Estación Espacial Internacional (EEI), con el objetivo de realizar investigaciones médicas y biológicas de largo plazo.

Kibo, cuyos componentes viajarán en tres diferentes misiones, todas ellas programadas para este año, se convertirá en el mayor módulo de la EEI y en el primero que tendrá un área descubierta para conocer la reacción y comportamiento de microorganismos en exposiciones directas en el espacio.

Diseñado y construido por la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial (JAXA), este módulo se enfocará en la realización de investigaciones de medicina espacial, biología, observaciones de la Tierra, producción de materiales, biotecnología y comunicaciones.

El módulo japonés tiene seis componentes: dos instalaciones de investigación, un módulo presurizado y expuesto, un módulo logístico, un manipulador remoto, y un sistema de comunicación orbital.

Los experimentos en el exterior realizados en el módulo Kibo serán operados a partir de una sala de control o incluso desde el Centro Espacial de Tsukuba, en Ibaraki, Japón, en el norte de Tokio.

Las investigaciones realizadas en el área abierta contarán con 23 bastidores de experimentación, las cuales serán manipuladas a partir de brazos robóticos, el principal de ellos capaz de manejar hasta 6.4 toneladas.

Cada brazo tiene seis articulaciones que imitan los movimientos de un brazo humano.

El módulo japonés, que permaneció desde 2003 en resguardo de la NASA, será ensamblado como parte de la misión 16 a la EEI, una de las más largas y ajetreadas en la historia de los transbordadores, dado que se prevé permanezca 17 días en el espacio.

El Endeavour partirá con siete tripulantes, incluyendo al japonés Takao Doi, a las 1:28 horas tiempo de la ciudad de México, el martes 11 de marzo desde el Centro Espacial Kennedy, en Cabo Cañaveral (Florida).

A la par, esta misión denominada por la NASA como STS-123, ensamblarán el brazo robótico Dextre, de fabricación canadiense, en la parte exterior de la EEI, para apoyar las caminatas espaciales, reparar cualquier desperfecto fuera de la estación y hacer trabajos de mantenimiento de los módulos.

El sistema de cámaras del brazo robot del transbordador se guardará en la estación espacial para dejar más sitio para la carga en la próxima misión de la nave.

Durante una de las cinco caminatas espaciales, los astronautas del Endeavour también pondrán a prueba una nueva técnica para reparar en el vacío espacial el escudo térmico del transbordador.

De no haber retrasos de último minuto, el vuelo del Endeavour se convertiría en el retorno y partida de misiones más rápido desde que la agencia espacial estadounidense reestableció sus lanzamientos, dos años y medio después de que el Columbia quedara destruido al reingresar a la atmósfera en 2003.

La NASA espera volar seis misiones del transbordador este año, incluido el viaje al Hubble. La agencia espacial estadounidense necesita completar 11 misiones de construcción antes del mes de septiembre del año 2010, fecha en que está programado el retiro de la flota de transbordadores espaciales.