Novedades

Estación Espacial: ¿Qué hacemos con la basura?

Estación Espacial: ¿Qué hacemos con la basura?
La astronauta Stefanyshyn-Piper descubrió que una de las pistolas engrasantes, necesarias para lubricar una unión en una viga de la estación, perdía líquido. Entonces, mientras intentaba limpiarse la grasa de las manos, el bolso que contenía sus herramientas flotó hacia el espacio. Los tripulantes que controlaban la caminata desde el transbordador vieron cómo el equipo pasaba de largo y se alejaba de la base orbital, suspendida a 341 kilómetros sobre la Tierra.

Científicos en Estados Unidos diseñaron un nuevo sistema para solucionar el problema de qué hacer con la basura que se genera en la estación espacial. Hasta ahora, nadie realmente se encarga de "sacar la basura" en el espacio. Por lo tanto ésta se acumula, descompone y se convierte en un peligro para la salud de los astronautas que ya de por sí viven en un espacio reducido.

Ahora, investigadores en Estados Unidos están desarrollando un triturador de basura de alta tecnología para la NASA. Se trata de un sistema que sopla aire caliente y seco a través de la basura previamente mojada y posteriormente recoge el agua del aire templado y húmedo que emerge. Esta agua, explican los investigadores, puede ser purificada para beberse, y el resto de basura queda seca, inodora e inerte. Tanto el aire como el calor son reciclados para contener los olores y ahorrar energía, agregan.

Solución complicada

Muchos quizás se pregunten ¿por qué simplemente no se "tira" la basura al espacio? Si la eyectan de la nave, lo más seguro es que después vuelvan a encontrarse con ella. O, aún peor, la basura terminará contaminando otro planeta. Según Jean Hunter, profesora de agricultura e ingeniería biológica de la Universidad de Cornell, quien dirige el proyecto, la solución no es tan sencilla.

"Si los astronautas ponen su basura fuera de la esclusa de aire, ésta orbitará paralelamente a la nave" explica la investigadora. "Si la eyectan de la nave, lo más seguro es que después vuelvan a encontrarse con ella. O, aún peor, la basura terminará contaminando otro planeta". "No sabemos si hay vida en Marte, pero sí sabemos que nuestra basura rebosa de vida", agrega la científica.

Otra posibilidad es lanzar la basura hacia el Sol, pero los científicos creen que primero hay que aprovechar todos los recursos utilizables que tiene la basura. Y el principal es el agua, el recurso más preciado que los astronautas llevan al espacio.

La nueva técnica está basada en la llamada bomba de calor para deshumidificación y desecación, una técnica que se usa comúnmente para la desecación de madera. Pero Jean Hunter y su equipo la han adaptado para el espacio porque normalmente necesita la gravedad de la Tierra y contiene materiales que no son aceptables en los vuelos espaciales.

Como Star Wars
 
El transbordador debe regresar a la Tierra con las bolsas de basura de la Estación.

"Cuando la gente piensa en la basura en el espacio, por lo general recuerdan el triturador de basura que apareció en la película 'Star Wars'", dice Jane Hunter. "Y la basura espacial es precisamente como la que se ve en la película: enorme, mojada, muy desagradable y muy variada. Aunque por supuesto sin los monstruos moradores de basura".

La nueva bomba de calor está ahora siendo probada por el Centro de Investigación Ames de la NASA (junto con otros prototipos presentados por otros investigadores). Jean Hunter y su equipo están también trabajando en un sistema de recuperación de agua potable a partir del agua que se desecha en el espacio.


En la estación espacial, la orina de los astronautas es químicamente estabilizada y almacenada y los astronautas utilizan toallas húmedas para mantenerse limpios así que no hay agua para lavado. Como explican los investigadores, en la estación lunar que planea construir la NASA, la orina y el agua de lavado tendrán que ser recicladas.

Y Hunter está desarrollando un nuevo sistema de desecación para aprovechar el 100% del agua que es desechada.

Perder Herramientas u otro objeto similar, más allá del costo que implica reponerlos, pone en peligro la integridad de la propia Estación Espacial como la de los Satélites que orbitan la Tierra. "Esperemos que se desintegre en la atmósfera" dijeron los expertos.