Novedades

El satélite SAC-D fue lanzado con éxito desde California

El satélite SAC-D fue lanzado con éxito desde California
La NASA informó que el lanzamiento sucedió “luego de un suave despegue” y que la separación del vehículo lanzador Delta II se produjo cerca de cumplida la hora de vuelo.

Con una notable alegría de todos los que participaron del lanzamiento y luego de la conferencia de prensa, Timerman señaló lo “orgullosos que estamos de este logro” que contó con la participación directa de los científicos y técnicos argentinos en los cuales “hemos apostado” porque este gobierno “nunca olvidó la importancia de la ciencia”.

El director ejecutivo y técnico de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE), Conrado Varotto, describió el despegue como “ver la partida de un hijo” y destacó el carácter nacional del proyecto iniciado hace diez años y que involucró a la Comisión Nacional de Energía Atómica, al CONICET, la Universidad de La Plata y el INVAP, entre otras instituciones.

Con la imagen del satélite de fondo, el italiano Varotto dijo emocionado estar “agradecido” de haber arribado de niño a “un país donde podés tener un sueño y que te dará la oportunidad de convertirlo en realidad”.

El subadministrador asociado de la misión de Ciencia de la NASA, Charles Gay, explicó que eligieron a la Argentina para esta misión por la “historia probada de sociedad”.

Mientras, el director de la división Ciencia de Tierra de la NASA, Michael Freilich, aseguró que la agencia espacial estadounidense “necesita tener socios dispuestos a colaborar, que tengan una visión, un esfuerzo sostenido y estén dispuestos a afrontar los desafíos" como los argentinos.

Esta cooperación mantenida durante una década y que involucró además la participación de las agencias espaciales de Brasil, Canadá, Francia e Italia, trascendió lo meramente profesional para convertir a los participantes en “amigos, familia”, dijo Freilich.

Este espíritu se comprobó a las 11.20 hora local cuando el satélite comenzó su camino y todo el equipo de argentinos y estadounidenses apostados en la base se abrazaban emocionados.

En las consolas de control, donde fue iniciada la cuenta regresiva del lanzamiento, se encontraban el director del proyecto, Daniel Caruso, y el director de programa, Fernando Hisas, ambos representantes de la CONAE, que desde ahí comandaron el viaje del satélite y festejaron la largada.

“Vi lo importante que es la cooperación, no sólo desde un punto de vista científico sino también desde un punto de vista humano”, describió Timerman sobre los científicos que pasaron los últimos días rotando turnos en la base aérea y prácticamente sin dormir.

La misión SAC-D/Aquarius, de un costo aproximado de 400 millones de dólares, lleva a bordo 8 instrumentos científicos: el Aquarius desarrollado por Estados Unidos; un segundo de origen italiano; uno francés y cinco argentinos.

Los instrumentos medirán la salinidad y temperatura superficial del mar, velocidad de los vientos, concentración de hielos, detección de buques para control de recursos pesqueros, incendios y volcanes.

En los cinco años que permanecerá en el espacio, el SAC D circulará en órbita a 675 kilómetros de la Tierra a una velocidad de 25 mil kilómetros por hora.

Los datos que emitirá a partir de 25 días, o cuando sean concluidas todas las verificaciones a su funcionamiento, serán centralizadas, analizadas y distribuidas por el Centro Espacial “Teófilo Tabanera” ubicado en la provincia de Córdoba, donde hoy otro grupo de científicos vitoreó la salida del SAC D, el más complejo construido en el país.