Novedades

Ruedas para la Luna...

Ruedas para la Luna...
Goodyear, el líder en innovación tecnológica de llantas planas en la Tierra, está trabajando con el centro de investigación Glenn Research Center de la NASA (GRC), para mejorar significativamente las tecnologías y poder llevar su conocimiento al resto del universo. Parte del programa Innovative Partnership Program fundado por la NASA para desarrollar llantas no neumáticas a ser usadas primero en la Luna, y eventualmente en Marte, fue establecido para impulsar las mejores tecnologías y enfrentar las necesidades críticas de las misiones de la NASA.

“El diseño básico de goma neumática usada en la Tierra no tiene la misma utilidad en la Luna”, dijo Vivake Asnani, principal investigador de la NASA, dado que las características atmosféricas del ambiente operativo son únicas.

“El reto de crear una llanta para la Luna se complica aún más con el hecho de que no hay vías de comunicación en la Luna. Las llantas lunares necesitan ser diseñadas para desarrollar tracción en terrenos arenosos y ondulados, en regiones en donde los humanos nunca antes han estado ni remotamente cerca. Además, la posibilidad de una pinchadura de una llanta sería devastadora para la misión.”

El Dr. Vivake Asnani es miembro fundador del equipo Surface Mobility Technology del centro de investigación Gleen, el cual fue creado a finales del 2005 en respuesta al anuncio que el Presidente Bush hiciera en el 2004. En esa oportunidad, el Presidente dijo que los Estados Unidos se embarcarían en una iniciativa para explorar más a fondo la Luna y Marte. Asnani, dijo que Goodyear fue seleccionado para trabajar con el centro de investigación debido a su experiencia en programas previos en la luna, comprensión de las dinámicas de los vehículos y capacidad de modelado a través de sus exclusivos sistemas computarizados.

Los ingenieros de Goodyear están acostumbrados a desarrollar tecnologías altamente innovadoras. Por esta razón pensar en crear algo que fuese “fuera de este mundo” no resultó difícil, según comenta Joe Gingo, vicepresidente ejecutivo y jefe oficial técnico de Goodyear. “Los objetivos de perfomance de estas llantas para esta misión van a impulsar a las tecnologías conocidas hasta el momento mucho más allá de la zona de confort”, dijo Gingo, quien aseguró que Goodyear tiene la capacidad para llevarlo adelante.

Dave Glemming, principal investigador de Goodyear, dijo que tomar la decisión de unirse a NASA para esta iniciativa fue sencilla. “El resultado de este proyecto proporcionará no solamente un producto que cuente con las capacidades de desempeño requeridas para movilizarse en la Luna y más allá, sino que también esperamos que los resultados brinden las respuestas en cuanto a cómo será el futuro de las llantas no neumáticas a ser diseñadas para la Tierra.”

El equipo de Goodyear cuenta con un equipo de investigación y desarrollo de tecnologías en su centro técnico en la ciudad de Akron. Durante el año pasado, Goodyear ha estado evaluando la rueda lunar de goma Apollo, prototipos de llantas neumáticas y conceptos no neumáticos para construir las bases del entendimiento de las mecánicas de estas ruedas y lo restos del ambiente lunar.

A pesar de que puede sonar osado el desarrollar algo tan novedoso como una llanta lunar en un lapso de un año, el equipo de Goodyear está desarrollando tecnología desde el primer aterrizaje en la Luna, dijo Glemming. Durante los años 60, la NASA apoyó financieramente a Goodyear y a General Motors por 10 años para desarrollar una llanta con una malla de alambre para el vehículo lunar Apollo Roving Vehicle (LRV por sus siglas en inglés).

La llanta del LRV fue tejida con un cable de piano para poder proveer una superficie suave y elástica que se amoldará al piso y brindará una calidad de manejo apropiada. Ésta se asemeja un poco al esqueleto de una llanta en la Tierra. Este enfoque tuvo muy buenos resultados ya que cada llanta LRV tenía que cargar aproximadamente 60 libras de peso (todo pesa 6 veces menos en la luna) en un máximo de 75 millas. La nueva flota de vehículos lunares va a requerir llantas que aguanten aproximadamente 10 veces el peso de las anteriores y que puedan durar hasta 100 veces la distancia. “Una llanta que cuente con estas características también podría ser de gran uso comercial aquí en la Tierra”, dijo Glemming.

Para aumentar la utilidad de esta llanta, el equipo está analizando primero el diseño original, usando modelos de diseño de computadoras. Además, llantas autenticas están siendo producidas y evaluadas para entender cómo y por qué su carga y durabilidad son limitadas. Esencialmente, las llantas van a ser cargadas y recicladas hasta que fallen. Los diseñadores de Goodyear y los ingenieros de investigación de la NASA van a diseñar, construir y evaluar en laboratorios los conceptos de las llantas repetidamente para disminuir las posibles fallas.

La naturaleza exacta de estos cambios de diseño no ha sido publicada. Continuando con la tradición de la NASA, todo va a ser probado y aprobado. Un juego de 12 llantas será construida para el invierno del 2009 y serán expuestas en el nuevo vehículo “NASA Chariot roving” en el centro espacial Jonson Space Center en Texas.