Novedades

El primer retrato de la Tierra

El primer retrato de la Tierra
La noche previa a la navidad, mientras el Apollo 8 se encontraba en su cuarta órbita alrededor de la luna, el astronauta Frank Borman detectó una difusa mancha azul y blanca que asomaba sobre el horizonte: era la Tierra. En ese momento, a más de 400 mil kilómetros de distancia, saliendo por detrás de la Luna, los tripulantes de aquella misión de 1968, quedaron maravillados por algo nunca antes visto; el planeta azul en su máximo esplendor les arrancó una exclamación, “¡Dios mío! Es la Tierra que sale”.

Por Alejandro González 

El astronauta Jim Lovell alcanzó a tomar la primera imagen, en blanco negro, donde la Tierra apenas se asoma sobre el horizonte.

Minutos después, tras colocar en su cámara Hasselblad un rollo a color de 70 mm, Bill Anders, el tercero tripulante, fotografió la famosa Salida de la Tierra.

La imagen se convertiría en el ícono del desarrollo tecnológico y más tarde detonaría la conciencia ecológica del siglo XX.

Gracias a esta foto tomada hace 40 años, los humanos pudimos ver por primera vez el planeta, no como en libros y mapas de geografía, sino como el mundo en el que vivimos.

Buscando explorar la luna, persiguiendo el conocimiento de otros mundos, la misión del Apollo 8 reveló, sin saberlo, algo más valiosos: el conocimiento de nuestro mundo.

La fotografía de la Tierra alcanzó un significado que sólo fue posible percibir con el paso del tiempo.

En la gráfica la Tierra muestra su inmensidad azul, los continentes bien delimitados y el hielo de los polos; como es imposible observar la atmósfera desde esa distancia, la sensación de fragilidad se acentúa al contemplarla desde el espacio; siempre se creyó que la capa atmosférica era densa y muy visible.

Muchos son los textos y manifiestos ecológicos que inspiró aquella imagen desde entonces.

Hoy vale la pena recordar esa primera foto de nuestro planeta porque el deterioro ambiental y el derretimiento de los polos van a impedir que la volvamos a ver igual.

¿Cómo se verá hoy una imagen de la Tierra?, ¿Qué sentimientos sería capaz de arrancarnos?

Cuarenta años han pasado del primer retrato del planeta. Me invade la pena cuando imagino cómo luce hoy y para eso no necesito ir al espacio, basta con salir de casa y observar lo que nos rodea.