Novedades

Estudiantes hallan planeta extrasolar

Estudiantes hallan planeta extrasolar
Tres estudiantes de la Universidad de Leiden, en Holanda, descubrieron un peculiar planeta extrasolar. Durante un proyecto de investigación para su maestría en astronomía, detectaron un objeto cinco veces tan grande como Júpiter girando alrededor de una estrella. Es el primer planeta descubierto en torno a una estrella tan caliente y rápida.

Por Horacio Salazar

El reporte que informa sobre el descubrimiento se publicará en breve en Astronomy and Astrophysics, pero para el equipo, del que también forma parte su coordinador Ignas Snellen, se trata del tercer informe consecutivo sobre el asunto.

En el fondo del asunto está primero el proyecto OGLE, Experimento Óptico de Lente Gravitacional, que está en su tercera fase y ha registrado datos sobre la luz de millones de estrellas en la Vía Láctea.

Los estudiantes eligieron estudiar los datos de estrellas en tres regiones de la constelación Carina (la quilla), y usaron los datos públicos de estrellas captadas durante la fase dos de OGLE (OGLE2), que entre 1997 y 2000 captó una o dos veces por noche el brillo de las estrellas.

Meta de Hoon, Remco van der Burg y Francis Vuijsje pusieron a prueba una receta particular en busca de eventos de tránsito. Se llama tránsito al fenómeno en que un planeta pasa frente al disco de una estrella, produciendo una variación en su brillo.

Su receta concreta incluía dos métodos, uno para corregir efectos sistemáticos en los datos y otro para encontrar periodicidades en forma de caja, como las que ocurren en un tránsito planetario.

“El proyecto buscaba enseñar a los estudiantes cómo desarrollar algoritmos de búsqueda”; dijo Snellen, el coordinador. “Pero lo hicieron tan bien que hubo tiempo para probar su algoritmo en una base de datos hasta entonces no explorada”.

Esa base de datos eran las estrellas de OGLE2, entonces recién abiertas al público. Como indica el primer informe de los estudiantes, fechado el 29 de junio de 2007, su algoritmo les permitió detectar alrededor de una treintena de tránsitos.

Pero una vez eliminados los menos probables, su primer acercamiento les dejó un posible sistema binario y dos candidatos a planetas.

El segundo informe, fechado en febrero de 2008, se basó en el estudio de 15 mil 700 estrellas de la misma constelación, e identificó con claridad lo que parecía una pareja estrella-planeta: la estrella es OGLE2-TR-L9 y el planeta se llama OGLE2-TR-L9b. “Pero entre nosotros le llamamos ReMeFra-1, por Remco, Meta y yo misma”, dijo Francis.

ReMeFra-1 tenía un efecto claro sobre la luz de su estrella: cada 2.5 días, el brillo se reducía en cerca de un 1 por ciento por espacio de dos horas.

Las variaciones podían deberse a otras causas. “Para asegurarnos de que era un planeta, y no una enana café o una estrella pequeña lo que estuviera causando las variaciones, tuvimos que recurrir a la espectroscopía”, dijo Snellen.

Como la constelación Carina es visible en los cielos del hemisferio sur, los chicos usaron los instrumentos del Observatorio Meridional Europeo (ESO) en el Observatorio La Silla, en las montañas de Chile,

Usaron el instrumento GROND, montado en un telescopio de 2.2 metros, para verificar que el tránsito ocurría y poder recuperar más datos sobre la estrella y el planeta.

Luego usaron el Telescopio Muy Grande para obtener más información acerca de la luz que llega desde la estrella OGLE-TR-L9, ubicada a unos mil 500 años luz de la Tierra.

Los datos, presentados en un reporte fechado el 2 de diciembre de 2008, dicen que la estrella tiene alrededor de 1.5 veces la masa y 1.53 veces el radio solar. Y con siete mil grados en su superficie, es unos mil 200 grados más caliente que el Sol y su periodo de rotación es de escasos 2.5 días.

“En los estudios de tránsitos planetarios, hasta ahora las estrellas de rotación rápida son ignoradas”, dijo Remco. “Por ello se han dejado de detectar muchos exoplanetas”.

En cuanto a ReMeFra-1, o más bien OGLE2-TR-L9b, tiene 1.1 veces el radio de Júpiter pero unas cinco veces su masa, así que es más denso. Pero está a escasas 0.03 unidades astronómicas de su estrella: está mucho más cerca y debe ser mucho más caliente.

“Es excitante no sólo encontrar un planeta, sino además encontrar uno tan poco usual como éste”, dijo Meta. “Resulta excitante que nuestro descubrimiento se haya visto confirmado y que el objeto siga siendo tan extraño como parecía.”

El censo

La base de datos sobre sistemas planetarios más allá del Sistema Solar (pueden consultarse los detalles en http://exoplanet.eu) tiene registrados 335 sistemas planetarios con un total de 383 planetas.

La mayor parte de los objetos extrasolares se ha detectado usando astrometría o velocidad radial: 262 sistemas planetarios con 30 sistemas múltiples, para un total de 53 planetas.

El método de tránsito planetario ha permitido ubicar, ya incluyendo este descubrimiento, 53 planetas. De ellos, siete se hallaron usando datos de OGLE, pero el nuevo es el primero captado con datos de OGLE2.