Novedades

Eride manifiesta cambios atmosféricos

Eride manifiesta cambios atmosféricos
El extraño clima en el planeta enano helado Éride (Eris), podría estar causando cambios que los científicos están ahora viendo en la superficie de metano helado de este distante objeto en nuestro Sistema Solar. Éride es el mayor objeto conocido de nuestro Sistema Solar más allá de la órbita de Neptuno. Es mayor que Plutón, con un diámetro de entre 2.400 y 3.000 kilómetros.

Escrito por Pedro León   

Un equipo de investigadores han examinado los datos de Éride recogidos por el Observatorio MMT en Arizona. Estos investigadores buscaron específicamente concentraciones de hielo de metano basándose en la reflexión de la luz y la información de su absorción.

Sus resultados muestran posiblemente hielo de nitrógeno mezclado con el hielo de metano, cubriendo la superficie de Éride. Y la relativa cantidad de hielo de nitrógeno se incrementa con la profundidad en el hielo según han descubierto.

Esto es lo que los investigadores creen que está pasando:

Actualmente, Éride está en su punto más alejado del Sol, llamado afelio, a lo largo de su órbita de 560 años, lo que significa que el planeta está a unas 100 Unidades Astronómicas del Sol, o unos 14.000 millones de kilómetros. A lo largo de su órbita, Éride se acerca hasta las 38 UA al llegar al perihelio.

Debido a la inclinación de Éride, un hemisferio diferente encara al Sol en el perihelio y en el afelio. En el hemisferio iluminado por el Sol en el perihelio, ocurrirían enormes sublimaciones de nitrógeno pasando de hielo a gas. Esta gas se acumularía en la atmósfera, posiblemente en forma de una atmósfera muy delgada, para incrementar la presión y provocar vientos al polo oscurecido.


Representación artística de Éride y su luna Dysnomia


El hielo de nitrógeno se convierte en gas a temperaturas más frías y allí habría más nitrógeno gaseoso en la atmósfera en comparación con el metano. Entonces, en el polo oscurecido, también llamado el hemisferio invernal, los gases podrían condensarse en forma de nieve que caería a la superficie en forma de hielo de nitrógeno.

Mientras Eris se mueve más y más cerca al Sol, este mismo proceso ocurriría para el metano, con metano sublimando en el hemisferio iluminado y cayendo como hielo de metano en el polo en sombra.

Conforme los vientos continúan fluyendo de la cara iluminada a la cara oscurecida (según el verano progresa en la cara iluminada por el Sol), el nitrógeno podría agotarse. Y por tanto habría relativamente más metano cayendo sobre la cara oscura en forma de hielo.

El polo que los investigadores han observado ha estado oscurecido durante años mientras Éride estaba en el perihelio. Este mismo polo está ahora encarando al Sol y lo ha estado durante décadas y siglos.

"El hemisferio que estaba en oscuridad entonces, es el hemisferio que ahora estamos viendo en el afelio", dice Stephen Tegler, astrofísico de la Northen Arizona University, según dijo a Space.com. "En otras palabras, podríamos estar observando ahora las señales de los vientos que se condensaron durante el último paso del perihelio".

Este clima aparente podría explicar porque los investigadores han encontrado más nitrógeno por debajo de la superficie de Éride, el cual podría haber sido depositado al comienzo de la estación. La investigación será detallada en un próximo número de la revista Icarus.