Novedades

Hallan que la radiación solar influye en el caudal de los ríos

Hallan que la radiación solar influye en el caudal de los ríos
El saldo de la gran inundación del Paraná de 1997 fue atroz: el agua cubrió 180.000 km2 y hubo que evacuar a 125.000 personas y lamentar 25 muertes. Sin duda, gran parte de las pérdidas se debe a que las crecidas del río son imprevisibles. Pero podrían no serlo: investigadores del Instituto de Astronomía y Física del Espacio (IAFE) y del Instituto de Tecnología Agropecuaria (INTA) acaban de publicar un estudio que muestra que existe una estrecha correlación entre la radiación solar y el caudal de ese gran curso de agua.

En ciclos de décadas, cuando una aumenta, crece el otro; lo que sugiere que conociendo uno de los factores sería posible anticipar el otro.

?En escala anual, las variaciones del río se vinculan con el fenómeno de El Niño ?explica el astrofísico Pablo Mauas, del IAFE, primer autor del trabajo que se publica en la última edición de Physical Review Letters ?. Pero en la escala intermedia, de un par de décadas, el coeficiente de correlación entre el caudal y la radiación solar es 0,78. La probabilidad de que eso ocurra de pura casualidad es de menos del 0,1%. Lo que se ve es que a más actividad solar, más caudal.? En el estudio también participaron Eduardo Flamenco, hidrólogo del INTA, y Andrea Buccino, del IAFE.

Hace algún tiempo, Mauas se había interesado por estudiar una hipótesis que plantea que el sol tiene una influencia importante en el clima. ?Hasta hay quienes sostienen que el calentamiento global no se debe a los gases de invernadero, sino a un aumento de la actividad del sol ?cuenta?. Aclaro que no estoy de acuerdo: si bien hay algunas señales que lo sugieren, nadie todavía pudo describir un mecanismo convincente.?

Siguiendo esta línea de pensamiento, la actividad solar influiría sobre el caudal de los ríos a través de la formación de nubes. ?La idea es que cuando hay menos actividad solar, hay más rayos cósmicos (porque se reduce el campo magnético interplanetario, que actúa como escudo) y, por lo tanto, más nubes.? Los rayos cósmicos son partículas que actúan como núcleos en torno de los cuales se crean gotitas.

?El problema es que resulta muy difícil trabajar matemáticamente con la lluvia ?dice Mauas?, porque hay muchas variaciones locales. Por eso se me ocurrió que para integrar nubes con un territorio muy grande tenía que buscar un rio con una cuenca extensa. Los ríos son excelentes indicadores climáticos porque integran precipitaciones, infiltraciones y evapotranspiración de grandes áreas.?

Fue en ese momento cuando Flamenco se comunicó con Mauas para proponerle estudiar el Paraná.

Cumplía con las condiciones ideales: es un gran río (el quinto del mundo por su cuenca, que abarca 3.100.000 km2 ). Pero además existen registros diarios de su caudal desde 1904. En cuanto al sol, los científicos se basaron en el número de manchas solares y en reconstrucciones de su irradiación.

?Vimos que el caudal del Paraná creció en las últimas tres décadas alrededor del 20% en promedio con respecto a los primeros 70 años del siglo XX ?precisa Mauas?. Este aumento se registra en particular durante los meses de caudal mínimo, pero permanece más o menos constante el resto del año. Es una tendencia que ya se había notado, pero se atribuía a la deforestación del Amazonas, donde el río tiene sus fuentes. Pero lo mismo se detecta en otros ríos de la región, como el Iguazú, cuya cuenca no sufrió grandes cambios a lo largo del siglo último.?

Analizando estos datos, los investigadores encontraron una relación directa entre la actividad solar, por un lado, y el Paraná, por otro. La describieron en una ecuación, de manera que conociendo la actividad solar se puede calcular el caudal del Paraná.

?No llega a ser predictivo, porque necesito los datos del año ?dice Mauas?. Pero como la actividad solar tiene ciclos que uno conoce, podría anticiparse.? Y concluye: "Este es un primer paso hacia la predicción de las variaciones del caudal del Paraná, lo que permitiría pronosticar las condiciones agrícolas e hidroenergéticas de la zona. Y, en especial, las inundaciones".