Novedades

Restos de un asteroide acuoso apuntan a exoplanetas habitables.

Restos de un asteroide acuoso apuntan a exoplanetas habitables.
Astrónomos han encontrado los restos destrozados de un asteroide que contiene grandes cantidades de agua que orbitan una estrella agotada o una enana blanca. Esto sugiere que la estrella GD 61 y su sistema planetario, situado a unos 150 años luz de distancia y, al final de su vida, tenía potencial para contener exoplanetas similares a la Tierra, señalan los autores del descubrimiento, publicado en la revista 'Science'.

Esta es la primera vez que se ha encontrado agua y una superficie rocosa, dos "componentes clave" para planetas habitables, juntos más allá de nuestro sistema solar. La Tierra es esencialmente un planeta "seco", con sólo el 0,02% de su masa con agua superficial, puesto que los océanos llegaron mucho después de que se formara, más probable cuando los asteroides ricos en agua en el sistema solar se estrellaron contra nuestro planeta.

El nuevo descubrimiento muestra que un "sistema de suministro" de la misma agua podría haber ocurrido en este distante moribundo sistema solar de la estrella, ya que las últimas pruebas apuntan a que contiene un tipo similar de agua rica cuyo primer asteroide habría llevado agua a la Tierra. El asteroide analizado tiene un 26% de masa de agua, muy similar a Ceres, el asteroide más grande del cinturón principal de nuestro sistema solar. Ambos son mucho más ricos en agua en comparación con la Tierra.

Los astrónomos de las universidades de Cambridge y Warwick, en Reino Unido, que lideraron la investigación, dicen que se trata de la primera "prueba de confianza" de agua en material rocoso planetario en cualquier sistema planetario extrasolar. Estos científicos lo describen como una "mirada hacia el futuro", como, a 6.000 millones de años, cuando los astrónomos alienígenas al estudiar los restos rocosos alrededor de nuestro sol quemado pueden llegar a la misma conclusión, que los planetas terrestres una vez rodearon nuestra estrella madre.


Los nuevos resultados de la investigación se consiguieron mediante el uso del Telescopio Espacial Hubble de la NASA. Todos los planetas rocosos se forman por la acumulación de asteroides, creciendo hasta su tamaño completo, por lo que los asteroides son esencialmente los " bloques de construcción" de los planetas. "El hallazgo de agua en un asteroide de gran tamaño significa que los bloques de construcción de planetas habitables existían, y tal vez todavía existen, en el sistema de GD 61, y es probable que también en torno a un gran número de estrellas madre similares", dijo el autor principal Jay Farihi, del Instituto de Astronomía de Cambridge.

"Estos componentes ricos en agua y los planetas terrestres que construyen pueden, de hecho, ser comunes, pues un sistema no puede crear cosas tan grandes como los asteroides y evitar la construcción de planetas. GD 61 tenía los ingredientes para ofrecer un montón de agua a sus superficies", subrayó dijo Farihi. "Nuestros resultados demuestran que definitivamente había posibilidad de que existieran planetas habitables en el sistema de exoplanetas", agregó.

Los investigadores dicen que el agua detectada probablemente vino de un planeta menor, de menos de 90 kilómetros de diámetro, pero quizás mucho más grande, que una vez estuvo en órbita de la estrella GD 61 antes de convertirse en una enana blanca hace unos 200 millones de años. Observaciones astronómicas anteriores y actuales han medido el tamaño y la densidad de los exoplanetas, pero no su composición, porque el trabajo convencional se centra en planetas que orbitan estrellas vivientes.

Pero la única manera de ver qué es un planeta lejano es desarmarlo, dicen los investigadores, y la naturaleza lo hace por nosotros en un sistema de una enana blanca moribunda a través de su fuerza de gravedad extrema, absorbiendo y destrozando el material circundante. Estos desechos que "contaminan" la atmósfera de la enana blanca, se puede analizar químicamente utilizando técnicas de espectrógrafo de gran alcance que "destilan el asteroide, el núcleo y el resto", dicen los expertos.