Novedades

Recuperan Robot perdido en la Luna en 1970

Recuperan Robot perdido en la Luna en 1970
Un equipo de científicos franceses han recuperado con éxito el retrorreflector láser del robot soviético en 'Lunokhod 1', enviado en 1970, y que se dio por perdido casi un año después de su llegada al satélite.

El pequeño vehículo poseía ocho ruedas, tenía una longitud de 2,22 metros y 1,60 mestros de ancho. Pesaba 756 kilogramos. Teledirigido desde la Tierra, exploró ampliamente la zona conocida como Mar de las Lluvias, realizando en casi un año de actividad más de 10 kilómetros de recorrido y transmitiendo a la Tierra más de 20.000 imágenes y 200 vistas panorámicas.

El Lunokhod 1 fue transportado a la Luna por la sonda Luna 17, el 17 de noviembre de 1970. Durante 10 meses lunares, el robot obedeció las órdenes dadas por el equipo de Tierra, superando con creces los 90 días terrestres que se estimaron de vida útil. Previendo que no pudiese superar la undécima noche lunar, se planeó estacionar el Lunokhod 1 en una zona plana, para que una vez agotada su vida útil, aún pudiese servir como plataforma del reflector láser que se dejó apuntando al planeta.

Era parte importante de esta misión la utilización del reflector láser diseñado y construido por especialistas franceses, que permitieron obtener excelentes medidas de la distancia entre la Tierra y la Luna con una exactitud 100 veces superior a la de los métodos tradicionales de radio localización.

En los últimos 40 años nadie se había molestado en contactar de nuevo con este robot –que hasta fue subastado en 1993– hasta que un grupo de científicos franceses, del Observatorio Côte d’Azur, decidieron intentarlo.

Finalmente, en marzo de este año recibieron señales de retorno desde el reflector Lunokhod 1. Los resultados se obtuvieron más de tres noches, según indicó uno de los autores de esta iniciativa, Jean Marie Torre.

Los expertos barajaban varias posibilidades acerca de la falta de funcionamiento del reflector que, según indicó Torre, puede haber sido un exceso de polvo lunar, que la cubierta se podría haber cerrado o que el vehículo no haya sido estacionado con vistas de la Tierra tal y como se creía. “Al final, sin embargo era más un problema de falta de confianza que un problema técnico”, ha indicado el científico.

La ubicación final de la última misión del Lunokhod 1 era incierta hasta 2010. Sin embargo, gracias a las imágenes obtenidas por la NASA con el Lunar Reconnaissance Orbiter (LRO), el robot fue detectado a unos 2,3 kilometros al norte de su punto de aterrizaje. Ahora, los investigadores galos también consiguieron ponerlo en marcha de nuevo, 40 años después.