Novedades

Lluvia de meteoritos este fin de semana

Lluvia de meteoritos este fin de semana
El 28 y 29 de julio es el momento culminante del año para la observación de la lluvia de meteoritos Delta Acuáridas, un fenómeno en el que muchos meteoros caen a través de la atmósfera en un tiempo relativamente corto y en trayectorias aproximadamente paralelas.

El evento de este año es "básicamente inapreciable, porque su pico va a ser a tan sólo 4 días de la Luna llena de agosto", dijo Bill Cooke, jefe de la Meteoroid Environment Office de la NASA para Space.com. Sin embargo, se sugiere que las horas entre la puesta de la Luna y el amanecer, probablemente son el mejor momento del espectáculo para los favorecidos espectadores del hemisferio sur y las latitudes tropicales del hemisferio norte.

La lluvia de meteoritos Delta Acuáridas, al igual que la Eta Acuáridas, parecen irradiarse desde la parte sur del cielo en una cantidad de 15 a 20 por hora como máximo, si un cielo totalmente oscuro lo permite.

Siempre comienzan su viaje desde la constelación que les da su nombre, en este caso la de Acuario, así como los meteoros durante la lluvia Leónidas parecen originarse en la constelación de Leo. Este punto aparente de origen se denomina "radiante" y la constelación sólo sirve como una guía útil de ubicación en el cielo de la noche y no es la verdadera fuente de los meteoros.

Estos pequeños cuerpos que viajan por el espacio, provienen en su mayoría de asteroides que se rompen por los impactos con otros asteroides y meteoritos que provienen de la Luna, los cometas o desde el planeta Marte. Una vez que entran en la atmósfera de la Tierra, por lo general dejan una estela de fuego a medida que caen, que a veces se les suelen llamar estrellas fugaces.

Aunque las Delta Acuáridas se producen desde el 12 de julio hasta el 23 de agosto de 2012, su actividad pico es el 28 y 29 de julio. Lo mejor que se puede hacer para maximizar la visión del espectáculo, es ir lo más lejos que se pueda de la contaminación urbana, encontrar un lugar con una vista clara y sin nubes del cielo nocturno, y esperar hasta que la Luna se oculte.