Novedades

Más Oscuro Que el Color Negro

Más Oscuro Que el Color Negro
Un equipo de ingenieros de la NASA desarrolla actualmente un material más oscuro que el color negro y que ayudará a que los científicos logren realizar mediciones científicas difíciles de llevar a cabo, o consigan observar objetos astronómicos que hoy es difícil o imposible discernir, como por ejemplo planetas semejantes a la Tierra en órbita alrededor de otras estrellas.

El material ultraoscuro, basado en la nanotecnología, está siendo desarrollado por un equipo de diez expertos del Centro Goddard de Vuelos Espaciales de la NASA, en Greenbelt, Maryland.

Se trata de un delgado recubrimiento de nanotubos de carbono de pared múltiple, diminutos tubos huecos de carbono puro, aproximadamente 10.000 veces más delgados que un cabello humano. Los nanotubos tienen una multitud de usos potenciales, particularmente en la electrónica y en el campo de los materiales avanzados, gracias a sus propiedades eléctricas únicas y a su extraordinaria robustez. Pero en esta nueva aplicación, la NASA está interesada en usar la nanotecnología para ayudar a suprimir la luz errante que interfiere en las mediciones hechas con instrumental óptico.

El material es, aproximadamente, diez veces mejor que la pintura negra usada de forma habitual por los diseñadores de instrumentos de la NASA para suprimir la luz errante.

El nuevo material logra su utilidad gracias a su peculiar estructura. Los nanotubos se colocan verticalmente. Los diminutos huecos entre los nanotubos absorben el 99,5 por ciento de la luz que incide en ellos. Eso significa que muy pocos fotones son reflejados desde el recubrimiento de nanotubos de carbono, con el resultado final de que la luz errante no puede reflejarse e interferir con la luz que los científicos quieren medir. El ojo humano ve el material como negro porque sólo una minúscula fracción de la luz se refleja desde el mismo.

Aunque este nuevo material no es en realidad tan oscuro como el que desarrolló recientemente de manera independiente otro equipo de investigadores, es, como se ha dicho, 10 veces más negro que las pinturas utilizadas actualmente por la NASA para suprimir la luz errante, y además resultará lo bastante resistente para las aplicaciones espaciales. Esa es una cualidad decisiva. No toda la tecnología puede ser usada en el espacio debido a las duras condiciones ambientales existentes allí.

En la investigación y las tareas subsiguientes de validación de este nuevo material han intervenido, entre otros, Leroy Sparr, John Hagopian y Carl Stahle.