Novedades

Satélite Argentino contra epidemias

Satélite Argentino contra epidemias
"Vamos a mirar mosquitos con satélite", propuso a los médicos el doctor Marcelo Scavuzzo, del Instituto Mario Gulich de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CoNAE). Fueron mosquitos, vinchucas, ratones y otras fuentes de enfermedades, a través de una nueva metodología en la que la Argentina es uno de los países pioneros en el mundo: la epidemiología panorámica.

La epidemiología está íntimamente ligada a las variables ambientales: las temperaturas, las lluvias, la vegetación, la urbanización, los cursos y espejos de agua, son algunos de los varios factores que inciden para que aumente o disminuya el número de mosquitos y de otros animales transmisores de diferentes enfermedades.

Muchas de esas variables pueden ser medidas por los instrumentos instalados en los satélites, varios de ellos desarrollados por y para la Argentina, o en etapa de diseño. En función de un programa de cooperación con Italia, este año ya habrá tres satélites volando. Y en 2013 serán seis, con los que cada 12 horas alguno visitará nuestro territorio.

Para tomar algunos de esos datos se colocan sensores en tierra, que sirven para calibrar los aparatos de los satélites. Luego, esos datos son "inyectados" en un modelo, elaborado mediante un software. Doctor en física, Scavuzzo lidera el equipo de la Unidad Consultoría en Aplicaciones de Alerta y Respuesta Temprana a Emergencias. La describe como "un laboratorio de teorías, para elaborar un prototipo".

En los hechos, esto significa un trabajo conjunto de la CoNAE con otras instituciones -una universidad, una ONG, un programa de salud, un equipo de investigadores-, para dar respuesta a diversas necesidades. Puede ser, por ejemplo, un mapa de riesgo del dengue. O para saber por qué hubo un brote de leishmaniasis en una zona determinada del país. O para calcular el índice de infestación de las viviendas con distintos vectores.

"Se puede estimar índices vectoriales en función de datos meteorológicos y datos satelitales, con varios meses de anticipación", precisa Scavuzzo. Esto permite, por ejemplo, representar una onda epidémica, y prepararse haciendo una mejor administración de los recursos humanos y materiales. O bien programar con mayor eficiencia las fumigaciones. "Cuanto menos plata hay, más se necesita un mapa de riesgo", subraya Scavuzzo. De todos modos, el especialista aclara que "el satélite es una herramienta más, no resuelve todos los problemas".

Cada proyecto desarrollado en colaboración con la CoNAE fue la respuesta a una pregunta; no son productos operativos porque no se pueden aplicar automáticamente a circunstancias similares, pero sí adaptarse. Varios de ellos son tesis de doctorado en distintas disciplinas.

"La CoNAE promueve la creación de una agencia espacial regional", cuenta el director del Instituto Mario Gulich, doctor Marcelo Ogliotti. Allí, profesionales de toda América latina toman cursos en epidemiología panorámica y uso de imágenes satelitales para emergencias. El año próximo se iniciará una maestría. "Será un centro de excelencia para la región", promete Ogliotti.