Artículos

De la realidad única, real y verdadera (?)

Autor:

¿Alguna vez se cuestionaron seriamente la ley de Gravedad? ¿No!? Pues deberían...
Las verdades de la ciencia, aquellas que nosotros mismos sostenemos con nuestra credibilidad y aceptación en el Top-Ten de la realidad durante años, siglos, milenios incluso, no son tales, sino el delirio trasnochado de alguien, o lo que es peor aún, su negocio...
Alejandro Fau | De la realidad única, real y verdadera (?)

Si nos atenemos a los hechos históricos culturales, vemos que las grandes verdades planteadas por la ciencia han caído una a una, una y otra vez. Primero conque la Tierra era plana, aunque esto en realidad fue la segunda "verdad" aceptada, la primera fue que la Tierra estaba quieta y que era el centro del Universo... y la sostuvimos aún cuando acordamos muchos siglos después, que en realidad era una "cosa" más o menos redonda... 


Reconocer que el Sol no era el centro de la Galaxia y del Cosmos todo, y que, en realidad, comparado con otras estrellas brillaba tanto como un foquito de 25W iluminando un patio que mira a un descampado, fue muy duro para nosotros, y nos tomamos hasta comenzar el siglo XX para hacerlo... Pero bien, todas estas cosas, son paparruchadas que hasta podrían ser disculpadas debido a la innata estupidez humana que nos vuelve un poco lentos de "entendederas" como decía mi abuela, si no fuera porque hoy sabemos que no es cierto. Que toda esa información existía, pero algo, alguien o alguno, decidió no revelarla.


 Hoy sabemos que hace 5.000 años los Babilonios tenían mayor conocimiento astronómico que el que nosotros teníamos hacia mediados del siglo XX, y quién sabe sino más ya que aún hay mucho por traducir. Nos encontramos, por ejemplo, que en el año 4.750 AC. un tal Namuranimi, sacerdote Sumerio él, había calculado con una aproximación que nuestra ciencia matemática no alcanzó sino hasta el siglo XVIII, la duración de la órbita terrestre en torno al Sol, y la de éste en torno a la galaxia a la que pertenece. Las tablaturas de los eclipses solares y lunares para los siguientes 3.000 años, la predicción de los tránsitos de Mercurio y de Venus frente al Sol para los siguientes mil... en fin, algo que a nosotros nos llevó casi 7.000 años develar por nuestra propia cuenta si vamos al caso.

Alguno acotará que dichos "Manuales" de Astronomía fueron encontrados en la segunda década del siglo XX, que pertenecían a una cultura totalmente diferente de la nuestra, y que por lo tanto no podemos acusar a nadie de un ocultamiento deliberado de este saber... pero vengamos pues un poco más cerca, y miremos en nuestra propia cultura e historia. Aristarco de Samos, un filósofo, matemático, poeta y astrónomo contemporáneo de Platón, sostenía que la Tierra giraba en torno al sol junto con los demás planetas... pero debimos esperar hasta Copérnico para que esa idea fuese aceptada oficialmente. Eratóstenes, apodado Beta por sus amigos pues fue el segundo en todo lo que emprendió, había calculado con increíble exactitud el diámetro de la Tierra allá por el 200 a.C., pero la ciencia oficial, y hasta oficiosa diría yo, sostuvo que era plana hasta bien entrado el siglo XV. Con asombro hoy día algunos astrónomos descubren cosas sobre las características físicas de los planetas que fueron descriptas por la misma astrología que manejamos hoy y desde hace miles de años. Otros, descubren que astros invisibles para el ojo desnudo y sus complejos movimientos, son descriptos y explicados en las cosmologías y rituales de tribus africanas que hoy día viven en condiciones muy primitivas, y con extrema exactitud.

¿Quién decide lo que se debe saber o no? ¿Quién decide lo que es una verdad y que no? Pues, de algún modo, nosotros mismos... Solo que la mayoría de las personas aceptan sin más ni más, por una cuestión de comodidad pero cuyo efecto es aletargante, la opinión vertida por cualquier presunto científico o investigador avalado por alguna institución de renombre, como si ésta fuese en verdad una verdad, y nada puede ser más falso que eso. Por medio de afirmar que algo es cierto lo transformamos en algo "real" para nuestra consciencia y de allí en algo "verdadero", y luego, a partir de allí, le damos "existencia" en el mundo por un proceso que podríamos describir como de precipitación de la idea en la materia. Comenzamos a "verlo" realmente, y a considerarlo enteramente "normal" y "obvio". La realidad real verdadera, es una combinación de realidades individuales en la que acordamos entre todos puntos comunes de supervivencia, convivencia, conveniencia y conciencia... Eso es lo que llamamos en realidad "el mundo real". Si entre todos acordáramos que los chanchos vuelan, los chanchos finalmente volarían, Santa Claus bajaría por las chimeneas y el mundo sería un gigantesco acuario lleno de peces de colores del más diverso tipo.

En el "mundo individual", esto es de uso inconsciente y cotidiano. Nos desagrada el portero porque fisonómicamente se parece a alguien que nos maltrató de pequeños. Nos enamoramos de de tal o cual mujer porque se parece a nuestra primera maestra. Deformamos la "realidad" continuamente para hacérnosla "real" para nosotros mismos, y sostenemos esa "irrealidad" hasta que la realidad real verdadera, nos demuestre lo contrario. Por lo general ésto sucede de un modo más o menos traumático que llamamos "desilusionante". Cierto es que si no queremos estancarnos en una investigación, debemos aceptar y trabajar con algunas "verdades" provisorias que no son más que convenientes argumentos para demostrar lo que se quiere. La mayoría de nuestros más recientes y espectaculares avances en la investgación científica se lograron utilizando ésta metodología. Hoy en día en la investigación de la Física Teórica se utilizan ecuaciones en donde algunos elementos no pueden ser totalmente explicados y que pese a ello son fundamentales para la obtención de resultados válidos. Sin ellos las ecuaciones no funcionarían.

¿Pero puede la ciencia incorporar elementos basándose solo en una cuestión de Fé, de gusto personal o de orden puramente intuitivo..?Pues pareciera que oficialmente ahora sí... algo hemos avanzado. Muy recientemente hemos desarrollado aparatos de medición y sensores lo suficientemente precisos y sensibles para poder dar cuenta de la existencia de fuerzas que otrora nos parecieron mágicas. Podemos medir tanto los débiles campos  magnéticos, eléctricos y gravitacionales entre las partículas que constituyen el interior de los átomos, como los vientos estelares que surcan el cósmos con intensidades y velocidades que espantan. Podemos medir cosas que antes para nuestra conciencia no estaban y que hoy modifican profundamente nuestra comprensión del mundo en que vivimos. Pese a esto, nuestra comprensión del universo aún es limitada pero eso no nos detiene, vamos aún más allá. Hoy hablamos, dentro de la física y las matemáticas, ciencias que consideramos "duras", de dimensiones espaciales y temporales diferentes de las habituales y medibles de un modo abierto y normal, pero que nadie las ha visto o medido siquiera... de momento solo son "teóricas", pero sin ellas la totalidad de los nuevos descubrimientos habría sido imposible. Entonces... ¿La verdad verdadera no existe? ¿Es solo una ilusión como dicen los Hindúes, solo Maya?

Bueno... eso es algo tan difícil de saber como si la conciencia objetiva existe, o si el mundo existe más allá de que nosotros estemos para decir que sí o que no... Aunque también hay algunos que creen que la conciencia puede ser estudiada como si fuera un objeto "externo" a quien lo estudia... El doctor Edelman (premio Nobel y ningún gil) cree que la conciencia emerge de la materia como si se tratara de una reacción de la oxidación de los compuestos que la constituyen materialmente (léase: del cerebro pudriéndose a causa de la inevitable entropía), y que por lo tanto puede describirse físico-biológicamente como un fenómeno natural comparable al de la fotosíntesis, la oxidación, o la "fatiga" de un material... Sir Roger Penrose (el físico-matemático vivo más eminente y respetado hoy en día), opina todo lo contrario... el cree que de la conciencia es que emerge la materia que posibilita que ésta pueda experimentarse a sí misma... una especie de software informativo inherente que "construye" su propia existencia y, por ende, su propia realidad... Visto con piadosos ojos por cualquiera que se levanta a a las seis de la mañana para poder desayunar, llevar los niños a la escuela e irse a trabajar para poder pagar sus cuentas, ambos están tan equivocados, y tan en lo cierto, como que en Alá confiamos pero mejor ata, y no le quietes un ojo a tu camello... Porque entre la "realidad" descrita y lo que sucede, hay un abismo... cualquiera puede verlo. ¿O eso solo es algo que entre todos acordamos y en lo cual creemos porque sí..?

¿Recuerdan cuando la Tierra era plana?

En fin... no solo aquellos que vienen y nos cuentan una historia que a ojos vistas es, o nos parece, disparatada, o cuanto menos grotesca en el peor de los casos; también los otros... esos tipitos calvos que parecen serios, instruidos, con peso institucional y social-cultural muy fuerte... Todos, absolutamente todos, están parados en algo tan inestable como una tortuga sobre la cual se apilan uno a uno todos y cada uno de sus brillantes universos... Y entonces... ¿A quién le creemos? ¿Cómo construimos nuestra realidad, esa que es la "Única Real y Verdadera"? Si es la tuya o la mía, o solo la de él, o la de quién sabe quién eso siempre estará por verse y discutirse, pero... ¿Cómo es que la hacemos? ¿Creyendo simplemente? ¿Es eso posible?

Bueno... mmmmnnn,  sobre lo que es o no posible también podemos hablar un rato largo y perder así el tiempo o, podemos dedicarnos a experimentar y tratar de demostrarlo... simplemente.

¿y tú qué crees?