Artículos

Astrología Mundana: No llores por mí, Argentina... Saturno por el Ascendente.

Autor:

Sin dudas el Ascendente en el signo de Libra de la República Argentina la lleva a vivir en el precario equilibrio existente entre el amor y el odio inconscientes con que suele manifestarse en la acción a lo largo de su desarrollo como Nación, y que se ve también plasmado a lo largo de su historia en la interrelación de ésta con el mundo y la región de la que ha sido, y será, punta de lanza en la defensa de los intereses de todos. Pero es este punto crucial de la matriz natal en donde se pueden visualizar por medio del Tránsito Planetario el grado de desarrollo y consciencia de las diferentes energías que hacen a la estructura interna del conjunto, ya que son momentos en que la parte ensombrecida de ella se nos aparece como Destino a fin de poder ser integrada a la consciencia del colectivo que la conforma, y de cómo esa misma consciencia utiliza la misma energía en la construcción de su Futuro por medio del accionar de sus representantes en un todo de acuerdo o desacuerdo con sus Estados asociados.
Alejandro Fau | Astrología Mundana: No llores por mí, Argentina... Saturno por el Ascendente.

Saturno es realización efectiva, es el ejecutor que lleva adelante en la acción las políticas de la totalidad del Sistema en cualquier circunstancia. Las dinámicas de estas políticas se ven planteadas siempre de dos modos claramente diferenciados, una modalidad consciente y una inconsciente en mayor o menor grado dependiendo de la integración que se tengan de las energías intervinientes en la consciencia social. Dentro de las estructuras energéticas de los entes abstractos como son los imperios o países, son, si se quiere, bastante simples de seguir pues solo hace falta mirar con un poco de atención y de sentido crítico su historia para darnos cuenta de cómo opera su dinámica. Esto se ve reflejado en el comportamiento social que se pretende impulsar conscientemente por parte de los gobiernos en el dictado de las leyes, por un lado, y por el comportamiento reactivo que se opone a él ya sea por medio de la acción espontánea del colectivo o por los fenómenos naturales o externos a los que se ve sometido el conjunto, por el otro. Podría pensarse que es éste un tema intrincado, oscuro y difícil de seguir, mas no es así. Quizá tan solo sea algo engorrosa la tarea del dedicarse a investigarlo, pero una vez obtenidos los datos el sintetizarlos e interpretarlos, por alguien que esté capacitado para hacerlo claro, es bastante simple. Quizá el astrólogo poco versado en cuestiones de la Astrología Mundana se pregunte el por qué hacemos tanto hincapié en los aspectos económicos y sobre la distribución de la riqueza cuando nos referimos a éste tránsito, por lo que debemos hacer algunas aclaraciones para evitar que éste, o el lector neófito, se metan en un pantano mental de falaces suspicacias y conspirativas teorías de índole política que no son tales y que están muy lejos de nuestra intención. El recorte que planteamos no es arbitrario, ni pretende mostrar otra cosa que no sean los hechos reales y que cualquiera puede corroborar por sí mismo tanto en los libros de la historia, como en los documentos legislativos correspondientes y los periódicos de la época. Que algunos pretendan negar la realidad u ocultarla porque es contraria a sus intereses e ideales y por ello acusan a otro de querer atacarlo cuando la muestra, no es nuestro problema sino el suyo. La psicología define este trastorno en su patología genéricamente con el nombre de Paranoia, y puede derivar en psicopatías aún mucho más graves.

 

ArgentinaEn razón de ello, y siguiendo con nuestra aclaración de lo importante que es el factor de la economía en la descripción de éste tránsito, continuaremos. El nivel de lectura que existe en la Astrología Mundana es diferente del que podemos hacer de la simbología en la Astrología Personal ya que la significación es a veces por completo diferente, aunque hay algunas similitudes. Se puede ver, quizá, como  suficientemente evidente la circunstancia distributiva de la riqueza referenciada por el claro posicionamiento de Júpiter en la primera Casa natal, el cual puede tomar una forma determinada o ser restringido indistintamente por el tránsito de Saturno en la distribución de los recursos económicos, pero podríamos también distribuir cualquier otra cosa... ¿entonces el tema específico de la economía, de dónde sale? La economía de un ente de vida abstracta, como las asociaciones grupales de cualquier tipo ya sea la Asociación de Jugadores de Bingo de Villa Tesei, el Pataduras Fútbol Club o de un país, está regida por el planeta Venus, y es Venus el regente, valga la redundancia, como todos saben, de Libra... que es el signo ascendente de la república en cuestión. En un país como el nuestro, que tiene a Venus en la Casa IX de su matriz natal, tanto el Comercio Exterior como las situaciones relacionadas con el extranjero en general, tienen una importancia clave. En la República Argentina el caso de Saturno es muy claro. La nación Argentina en la estructura energética de su matriz natal nos muestra a un Saturno en el signo de Acuario en Casa V que nos habla de ello en el modo en que se expresa en lo visible y externo en cada acción que se realiza. Más allá del modo habitual que tiene de expresarse la estructura, ya sea a través de las políticas públicas como por las de expresión de sus personalidades o entes más relevantes a nivel internacional que la representan, aquello por lo que también se la reconoce y se la premia o estigmatiza a nivel general a través de la globalización de conceptos, generalmente bastante ridículos (como por ejemplo: Los Suizos son fríos y precisos, los Polacos sufridos y trabajadores, los Norteamericanos infantiles y crédulos, los Ingleses insulsos y piratas, etc. etc. etc.) que pretenden fijar un virtual ser nacional a fin de otorgarles una Forma global que tranquilice ante lo diferente, el seguimiento de los tránsitos de éste por el Ascendente y la totalidad del arco abarcado por la primera Casa de la matriz natal nos muestra el verdadero modo en que esta expresión se va desarrollando por medio de trazar en lo causístico real la efectuación de su destino. A lo largo de la breve historia de la República Argentina este hecho del tránsito de Saturno por el Ascendente ha sucedido ya en 6 (seis) oportunidades, lo que nos permite seguir la pauta que traza esta dinámica con vistas a intentar visualizar lo que cabría esperarse durante el próximo tránsito que comenzará a mediados de Noviembre de éste mismo año 2011, y que se prolongará durante los siguientes 3 (tres) años, concretamente hasta finales de Noviembre del año 2014.

RosasEn la historia de la Nación Argentina el primer período al que debemos referirnos fue el que comenzó en el mes de Octubre de 1835 y que culminó a inicios de 1838. En ese mismo año de 1835 asume como poder supremo de la llamada entonces Confederación Argentina el gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Don Juan Manuel de Rosas, tras un acuerdo con los gobiernos del resto de las provincias luego del fallido intento del Pacto Federal de 1832 de dotar al País con una Constitución que le otorgara el rango de Nación plenamente constituida en el derecho y por ella reconocida internacionalmente. Es un período muy complejo en la gestación de la naciente República, ya que el territorio estaba sumido en una guerra civil llevada adelante por dos bandos mayoritarios en una furiosa y sangrienta pugna: Los Unitarios y los Federales, quienes tenían conceptos diametralmente opuestos sobre como debía ser el modelo económico y social de la Nación. Debido a que el país no contaba por entonces, como ya dijimos, con una Constitución propia, los poderes de los que gozó Rosas en su cargo han sido equiparados a los de un Presidente de facto, ya que no contaba con el reconocimiento de iure como tal, pero debe tenerse en cuenta que ante esta circunstancia y antes de aceptar el cargo, el mismo Rosas pidió que se realizara un plebiscito entre los electores de la población para que lo legitimara en el poder. El resultado de este plebiscito fue aplastante, casi diez mil (9.713 para ser exactos) votos a favor y solo 7 (siete) en contra, con lo que dicha equiparación resulta, en lo histórico al menos, estigmatizante y engañosa. Cierta parte de la historiografía argentina sigue considerando por ello a Rosas solo como un ilegítimo dictador sanguinario, mientras que la corriente revisionista le niega tal carácter considerándolo en cambio un líder popular y ferviente defensor de la industria y de la soberanía nacionales debido al apoyo con que contaba entre la población y a las medidas distributivas impulsadas por su gobierno. El por entonces gobernador de Corrientes, Pedro Ferré, realizó en nombre de las provincias un enérgico planteo reclamando medidas proteccionistas para los productos de origen local, ya que la producción se deterioraba velozmente debido a la política de libre comercio que llevaba adelante la ciudad puerto de Buenos Aires, ya que basaba su dominio económico por sobre las provincias en los cuantiosos ingresos que producía su Aduana. El 18 de diciembre de 1835, Rosas sancionó la Ley de Aduanas en respuesta a ese planteo, que determinaba la prohibición de importar algunos productos y el establecimiento de altos aranceles para los otros casos que hasta entonces estaban totalmente liberados. En cambio mantenía bajos los impuestos de importación a las máquinas y de los minerales que no se producían en el país. Estas medidas impulsaron notablemente el mercado interno y la producción del interior del país y se sustituyeron muchas de las importaciones impulsando a la industria local. Aunque sin embargo Buenos Aires, debido a su gran puerto por el cual salían todas las exportaciones, continuó siendo la principal ciudad del país. Su política económica fue decididamente conservadora (entiéndase ésto como no-liberalista): controló los gastos al máximo, y mantuvo un equilibrio fiscal sin emisiones de moneda ni endeudamiento externo. El papel moneda porteño mantuvo muy estable su valor y circuló por todo el país reemplazando a la moneda metálica boliviana que circulaba hasta entonces, con lo cual contribuyó no solo a la unificación monetaria del país sino que reforzó el principio de soberanía nacional que el tener una moneda propia conlleva al ser de todo Estado. El Banco Nacional fundado por Rivadavia, controlado por los comerciantes ingleses, había provocado una grave crisis monetaria con continuas emisiones de papel moneda depreciándolo de continuo por lo que en 1836 Rosas lo declaró muerto y desaparecido, y en su lugar fundó el Banco de la Provincia de Buenos Aires dotándolo de carácter federal. Su administración era sumamente prolija, anotando y revisando de modo puntilloso los gastos e ingresos públicos y publicándolos mensualmente provocando una transparencia administrativa inexistente a nivel gubernamental hasta entonces. El continuo asedio de los bloqueos anglo-franceses al puerto, propiciados por el partido Unitario aliado a ellos y que trataba de hundir la economía nacional que sustentaba al gobierno, desató la sangrienta persecución política que llevó a la oposición a buscar refugio en la ciudad de Montevideo, en Uruguay, esperando el momento propicio de volver a alzarse con el poder, el que más tarde llegaría y que si hablamos en términos de sangre, ya en el próximo tránsito de Saturno por el Ascendente los animaría a ir aún por mucha más.

BartoloEl segundo período al que debemos mirar para seguir con nuestra investigación cronológica del tránsito saturnino por el ascendente, comienza en Diciembre de 1864 y se extiende hasta Noviembre de 1867, y sucede durante el gobierno de Don Bartolomé Mitre (Político, Militar y Periodista). Veamos en un breve pantallazo su figura para que nos de un contexto que nos lleve a comprender posteriormente su accionar como Presidente. Durante su exilio en Uruguay en el período de gobierno de J. M. Rosas contra quien nunca dejó de conspirar, fue Teniente Coronel del Ejercito y periodista de las filas del Partido Colorado del General Rivera, combatiendo a los Nacionalistas del Partido Blanco. Vivió luego en Bolivia, de donde debió escapar al desatarse la Revolución Popular de 1848. Fugó primeramente al Perú para instalarse luego en Chile en donde fue co-redactor del periódico El Comercio de Valparaíso. Allí comenzó su labor como historiador en donde compendió obras, memorias, artículos periodísticos, discursos y documentos, ordenando archivos y fundando y organizando instituciones historiográficas. Tras sus obras publicadas bastante tiempo después (entre 1887-1890) Historia de Belgrano e Historia de San Martín, debido al ocultamiento, tergiversación y falseo de datos históricos que llevó adelante en su sesgada visión del siglo XIX, se dio inicio a la corriente de la historiografía argentina denominada como Revisionismo Histórico con el fin de rescatar algo de la verdad. Regresó al país después del derrocamiento de Rosas y lideró el alzamiento de la provincia de Buenos Aires contra el sistema federal que la Constitución Argentina de 1853 había impuesto. Ocupó diversos cargos de relevancia en el gobierno provincial luego de la secesión de la provincia, hasta que en 1859 fue derrotado militarmente por Justo José de Urquiza quien buscaba reincorporar a Buenos Aires a la Confederación Argentina. Tras culminar su presidencia al frente del País, en el año 1870 funda y dirige el periódico “La Nación” bajo la consigna de que esa sería la tribuna desde donde propalaría su doctrina política. Curioso nombre (La Nación) el elegido por un hombre que alzó y llevó adelante la bandera de la defensa de los intereses transnacionales por encima de los nacionales. El periódico aún existe, luego de 140 años, dirigido por sus descendientes y familiares directos, ejerciendo una gran influencia tanto local como regional y siguiendo la misma línea editorial que su fundador le trazara. En su accionar como Presidente de la República (entre 1862 y 1868) dejó marcada su impronta política inaugurando en la región la “modernidad librecambista”. Adoptó el Sistema Métrico Decimal impulsado por Francia internacionalmente; extendió el sistema ferroviario nacional de modo radial con centro en Buenos Aires para poder extraer más cómodamente la producción agropecuaria con destino a los mercados europeos, pero legisló para evitar tener que transferir fondos a las provincias que proveían dicha riqueza; reestructuró el ejército eliminando opositores y modernizó su equipamiento incluso importando uniformes confeccionados por la industria textil inglesa; impulsó la enseñanza media y superior al modelo educativo europeo; organizó la Suprema Corte de Justicia, inicialmente para dotar de un paraguas jurídico que apoyara su gestión; mejoró y modernizó el Sistema de Correos y Telégrafos; y fundó el Crédito Público para que los ciudadanos accedieran a los préstamos bancarios con la garantía del Estado y pudieran endeudarlo por sí mismos si no pagaban, dejándolo absolutamente todo en manos de los intereses Británicos, que eran quienes sostenían económica y políticamente a su gobierno. A instancias de este poder colonial transnacional, y durante el período que particularmente nos ocupa a nosotros (1864/67), lidera y se pone al frente de la más aberrante masacre post-colonización española que se llevara a cabo en territorio sudamericano hasta la fecha, la llamada Guerra de la Triple Alianza, que exterminó al 60% de la población del Paraguay dejándola reducida casi exclusivamente a mujeres y niños tras eliminar al 90% de los varones (se calcula en más de un millón las bajas paraguayas). Este conflicto armado también arrojó profundas pérdidas a la Argentina no solo económicas, ya que se llevó adelante por medio de empréstitos firmados con la banca inglesa claro, sino en vidas humanas. La historiografía actual nos habla sobre que el conflicto fue utilizado por el gobierno nacional para impulsar, de paso, una limpieza étnica interna, ya que las fuerzas nacionales estaban casi exclusivamente formadas por negros y mestizos. De los más de treinta mil efectivos que la Argentina aportó al conflicto un tercio pereció directamente en el combate, mientras que se cuentan en más de 20.000 (veinte mil) los muertos solo en la Ciudad de Buenos Aires debido a la epidemia de Cólera que se desató luego a causa de la guerra y que asoló toda la región.

don luis saenz penaEl siguiente período de Saturno transitando por el Ascendente y la primera Casa abarcó el período que va desde Enero de 1894 a Diciembre de 1896, y nos muestra el último año del Gobierno de Don Luis Sáenz Peña que desembocó en su renuncia, en Enero del '95, y el primero del período de su sucesor, Don José Evaristo Uriburu, quien fuera hasta entonces su Vicepresidente. Luis Sáenz Peña había llegado a la presidencia a los setenta años (realmente demasiado anciano para esa época) como hábil maniobra política de Julio A. Roca y Bartolomé Mitre para evitar el triunfo del hijo de Don Luis, Roque Sáenz Peña, que tenía ideas demasiado “revolucionarias”, como por ejemplo que el pueblo tuviera una mayor injerencia en la elección de los gobernantes ampliando la base de votantes habilitados. En aquella época pocos estaban legalmente calificados para participar de los comicios, el voto no era secreto ni obligatorio y el fraude electoral era una práctica común, pero tampoco estaba permitida la reelección. Esta payasada electoral venía generando disturbios sociales crecientes y provocando diversas revoluciones que derribaban presidentes que se sucedían interminablemente cambiando para que nada cambie, la última de las cuales sucedió en 1893 en donde el ministro de guerra del presidente Luis Sáenz Peña, Don Aristóbulo Del Valle, se negó a dar el golpe de estado que le solicitaba Hipólito Yrigoyen, que acababa de fracturar el partido de la Unión Cívica fundando la Unión Cívica Radical. Ante esta convulsión social y la manifiesta desobediencia de Don Luis a las políticas pretendidas por Roca y Mitre, ya que procuraba hacer su propia “revolución desde arriba”, éstos deciden retirarle su apoyo al presidente generando la renuncia de todo el gabinete de ministros, que aunque fue reemplazado velozmente no contaron con el apoyo político del congreso nacional y se provocó así la renuncia de Sáenz Peña dejando paso a la asunción del vicepresidente, que era mucho más adepto a las políticas que se pretendían.

uriburuAsumido Don José Evaristo Uriburu reemplazó el cuerpo de ministros existente por mitristas y roquistas. Presentó un proyecto de Ley de Pacificación y Amnistía General que fue aprobado de inmediato por ambas cámaras legislativas permitiendo la incorporación al Congreso Nacional de la Unión Cívica Radical, aunque esta limitaba su participación a oponerse a cualquier cosa que se presentara a debate y no asistir a las votaciones para evitar dar cuorum. Efectuó el segundo censo nacional (1895). Renegoció el pago de la deuda externa con anticipos de campos y haciendas a extranjeros, y obtuvo nuevamente el financiamiento externo que permitió aumentar esa deuda aún más. Debido a conflictos limítrofes con Brasil y Chile adquirió nuevo armamento; convocó a la primera conscripción de ciudadanos para prestar el servicio militar (tres años más tarde se volvería obligatorio); compró varios buques de guerra, entre ellos la fragata escuela “Sarmiento” (hoy museo) y comenzó la construcción de la Base Naval Puerto General Belgrano en las inmediaciones de Bahía Blanca y fundó el Museo de Bellas Artes invirtiendo cuantiosos recursos en la adquisición de obras. Pero pese a todos estos enormes gastos, en este primer año de gobierno por primera vez en una década la balanza del comercio exterior fue favorable y la recaudación fiscal arrojó un superávit, claro que en previsión de futuros desembolsos por si se entraba en guerra por la temática de límites se había autorizado una suba general de impuestos. ¿La distribución de la riqueza? Ninguna, claro. Los conflictos y protestas sociales se siguieron aplacando a palos y balazos, y para evitar llenar las cárceles con reos ociosos que mantener se enviaron grupos de reclusos a empedrar calles en la ciudad de Buenos Aires y a trabajar los campos otorgados a los partidarios del régimen en la provincia. Tres años después de asumir, entregó un país serio y ordenado, al menos aplaudido como tal por Londres y París, y el gobierno de éste a su mentor y jefe político, Don Julio Argentino Roca, para que llevara adelante su segunda Presidencia. Su sobrino, Félix Uriburu, derrocará al futuro Presidente Hipólito Yrigoyen en 1930.

marcelo TDebemos prestar mucha atención ahora al tramo temporal de la historia que va desde Noviembre de 1923 hasta Noviembre de 1926 durante la presidencia de Marcelo Torcuato de Alvear, quien fue llamado “El Oligarca Revolucionario” por la historiografía argentina ya que fue el generador de la fractura del mayor partido político de su época: la Unión Cívica Radical, que hasta entonces estaba liderado por la corriente personalista de Don Hipólito Yrigoyen. Había sido elegido Presidente en ausencia y mientras era aún, y desde hacía 5 años, embajador en Francia, lo que podría sonar extraño ahora pero aquellas eran otras épocas, pues no había que hacer campañas electorales para que el pueblo conociera y votara a los candidatos, el gobierno era ejercido por quien eligiera el poder, en concreto el poder de la aristocracia terrateniente, y no por el voto universal como es ahora. Como hasta entonces, la “popularidad” de las figuras que se cita en los textos solo dependía del grado de caridad demostrado en la pequeña dádiva otorgada al pueblo de entre las grandes riquezas por él producidas. Gran admirador de lo foráneo procuró embellecer la ciudad de Buenos Aires al estilo de las grandes capitales europeas. Se asfaltaron las mayores avenidas y se adornó con monumentos las plazas y paseos. Recibió con gran fasto y pompa (y el consiguiente descomunal gasto) a Humberto de Saboya, príncipe heredero del trono de Italia, y a Eduardo de Windsor, príncipe de Gales, pero casi del todo ignoró oficialmente la visita que hizo al país Albert Einstein con su esposa, quién dictó conferencias durante un mes en la Universidad de Buenos Aires mientras se lo alojaba en un hotel de segunda clase; quizá fuera porque era bajito, feo, judío, refugiado de guerra y tan inteligente que inmediatamente quedaría expuesta la propia tilinguería vernácula que solo era reconocida internacionalmente por dar las mejores fiestas de esos alocados años '20 en los más afamados cabarets parisinos. Se multiplicó por tres la inversión en equipo militar para poner a la vanguardia las siempre presentes fuerzas armadas que garantizaban la continuidad de ese modelo de creciente desigualdad social. Se inauguró así la primer base de submarinos de guerra de la región, en Mar del Plata, y se invirtió una verdadera fortuna en la creación de lo que sería la Fábrica Militar de Aviones, en Córdoba, que fuera luego productora pionera de la más alta tecnología nacional. Pese a todo este fue un período de gran florecimiento en lo macro-económico nacional debido al éxito agroexportador producto del fin de la Primera Guerra Mundial que dejó una Europa enormemente empobrecida y hambrienta; la que también produjo la segunda mayor oleada inmigratoria que arribó a nuestro país, aportándole una gran masa obrera dispuesta a trabajar a muy bajo costo. Se dictaron por ello las leyes que permitieron la incorporación compulsiva de las mujeres y los niños al creciente mercado laboral (Ley 11.371/1924). El monopolio que hasta entonces ejercieran los frigoríficos de capitales ingleses en la administración del negocio ganadero fue quebrado con la creación del primer frigorífico nacional (posteriormente llamado “Lisandro de la Torre”) utilizado como excusa para el desembarco del nuevo imperio capitalista a nivel mundial que era quien seguiría abasteciendo el lujo de pocos a cambio de la riqueza de todos: los Estados Unidos de Norteamérica, quien velozmente se apropió del mercado de la carne y también de aquellos aportados por las nuevas industrias en auge mundial debido al bajo costo de producción: las automotrices (en 1923/24 se instalaron Ford y General Motors en nuestro país), las de producción de bienes de consumo masivo (los primeros electrodomésticos), la industria petrolera y, obviamente, las Compañías de Electricidad. El capital inglés pese a ello siguió reteniendo un remanente de la industria frigorífica, los estratégicos ferrocarriles y el sistema telegráfico de correos. También en este período se obligó por Ley a que los salarios se pagaran en moneda nacional contante y sonante, ya que hasta entonces quien trabajaba solo obtenía “vales” a cambio de su tarea y sobre los que el empleador no pagaba ningún impuesto. Se intentó crear un sistema obligatorio de jubilación obrera pero la Unión Industrial, principal empleador urbano, logró anularlo aduciendo que incrementaría innecesariamente los costos de producción (!?). En 1924 también hubo grandes huelgas y protestas por el veto de esta ley que extendía la jubilación conseguida por los docentes, trabajadores gráficos y empleados de comercio, a amplios sectores de los trabajadores y que fueron reprimidas muy duramente. Al inicio de 1926 hubo una profunda crisis en la industria azucarera lo que desemboco en que los cañeros fueran a una huelga a la que se sumaron los obreros de los ingenios y que incluyó el asalto de trenes de carga, quema de cañaverales e instalaciones industriales. La represión desatada en Tucumán dejó un número indeterminado de muertos, según muestra la prensa.

1955El siguiente tránsito de Saturno por el Ascendente en Libra de la Argentina nos centra en el período comprendido entre Enero de 1953 y Diciembre de 1955. Aparece aquí claramente el primer intento consciente de plasmar la energía desde adentro hacia afuera en lugar de tomar lo externo intentando parecerse a él. Se trata del segundo gobierno de Juan Domingo Perón, quien fuera reelecto tras la incorporación del voto femenino dando así total plenitud al sufragio universal y obligatorio, obteniendo el 62% de los votos. Puede considerarse a éste como el primer gobierno verdaderamente popular, pese a lo cuestionado de algunas de sus políticas y de sus continuas desavenencias con el clero que terminarían por desbancarlo. Dentro de un mundo marcadamente bipolar tras la II Guerra Mundial, el país se define como perteneciente a una “Tercera Posición” -Ni yanquis ni Marxistas, Justicialistas diría Perón- tratando de marcar una dirección propia por fuera de la injerencia extranjera como la que hasta ese momento fuera la dominante histórica, y expresando así un arquetipo libriano de afán de justicia. Otro signo saturnino de este paso por el Ascendente en Libra es la sanción de la Ley que permite el divorcio matrimonial, aunque fue posteriormente anulada en la reforma constitucional de 1957 dejándolo sin efecto, al igual que la igualdad jurídica entre cónyuges y la patria potestad compartida declarada en 1949 durante el primer gobierno peronista. Quienes durante más de cien años detentaran el poder siguiendo el viejo modo de llevar la economía no permanecerían inermes ante las políticas de inclusión social y una mayor distribución de la riqueza (recuerden que nuestro Júpiter está en Escorpio). El 15 de Abril de 1953 un comando civil anti-peronista realizó un atentado terrorista en Plaza de Mayo haciendo estallar dos bombas durante un acto del sindicalismo convocado por la Confederación General de los Trabajadores matando a 5 personas y dejando más de 90 heridos graves. Se incrementaron los ataques al gobierno acusándolo de autoritario y de pretender controlar a los medios de comunicación en una escalada de violencia que llevó al intento de golpe de estado del 16 de Junio de 1955 en el que se bombardeó la Plaza de Mayo intentando matar al presidente y que provocó la muerte de 364 personas y más de 800 heridos entre la población civil. Finalmente tres meses después, el 16 de Septiembre, el presidente es derrocado por un golpe militar apoyado por la oposición política y el clero. Luego de nueve años consecutivos de gobierno incuestionablemente democrático, se retrotraen la mayoría de los derechos económico-sociales conseguidos, a la nada.

clarin malvinasEl siguiente tránsito de Saturno por el ascendente en nuestra cronología, es el último que vivimos anterior al que se avecina en Noviembre de éste mismo año de 2011 y que abarca el lapso temporal que media entre Octubre de 1982 (coincidente también con el tránsito de Plutón también por el Ascendente de la Nación) y Octubre de 1985. Período de transición entre el auto-denominado Proceso de Reorganización Nacional (iniciado en Marzo de 1976), y lo que se conoce actualmente en los textos escolares como El Retorno de la Democracia (iniciado en Diciembre de 1983). Es de público conocimiento que el llamado “Proceso” se caracterizó por el terrorismo de estado, la constante violación de los derechos humanos, la desaparición y muerte de decenas de miles de personas, el robo sistemático de recién nacidos y otros crímenes de lesa humanidad, que en un largo derrotero judicial y político ha permitido condenar a parte de los responsables en juicios que aún hoy, tras casi treinta años de continuas trabas y retrasos debidos a la connivencia y el poder económico de los civiles implicados en dichos crímenes y la complicidad de algunos jueces que aún desde aquella época siguen en sus cargos, continúan su imprescriptible curso. Durante los treinta años que median entre el anterior transito a mediados de la década del '50 y éste, que fue el último del Siglo XX, la conocida modalidad de ajustarse a los designios externos como mecanismo Libriano fue una constante que aún se prolongaría por muchos años. Este sometimiento externo multiplicó geométricamente tanto las ganancias de la genuflexa y reducida aristocracia vernácula, como la deuda externa del Estado nacional. Entre las causas principales de la caída del régimen dictatorial al que nos referimos se encuentra justamente el del factor económico. Tras la disparatada declaración de guerra al Reino Unido de la Gran Bretaña por medio de la ocupación militar de las Islas Malvinas intentando lograr algo de legitimidad “popular” tras su genocida y devastador periplo interno, los gastos devengados en llevar adelante la aventura y los de resarcimiento al ganador tras la derrota, terminaron por hacer insostenible la gobernabilidad operativa del estado. Vale recordar que durante el período que duró el Proceso se multiplicó por seis el endeudamiento externo, o sea, una vez por cada año que transcurrió. La situación política internacional impedía a los organismos multilaterales de crédito seguir financiando ya a un gobierno militar tan cuestionado aún cuando fuera un gran negocio, por lo que se acordó un traspaso medianamente ordenado hacia una autoridad civil que mantuviera la política económica, ya trazada, en marcha.

clarin traspasoLa campaña presidencial de 1983 opuso al candidato peronista Ítalo Luder, quien rechazaba una revisión de lo sucedido durante la dictadura otorgando plena legalidad a la ley de auto-amnistía dictada por los militares, y al radical Raúl Ricardo Alfonsín, favorable al enjuiciamiento de los máximos responsables del terrorismo de estado. El 30 de octubre Raúl Alfonsín venció con el 52% de los votos provocando la primera derrota electoral del peronismo en toda su historia, plasmando visiblemente el sentido de justicia desarrollado en la consciencia popular habiendo ya integrado bastante del Ascendente en Libra de la matriz natal. Apenas asumida la presidencia, el 10 de diciembre de 1983, el presidente firmó los decretos de creación de la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas para investigar las violaciones a los derechos humanos ocurridas entre 1976 y 1983. Su investigación, plasmada en el libro “Nunca más”, fue entregada a Alfonsín el 20 de septiembre de 1984. El gobierno radical ordenó entonces el juzgamiento de los principales responsables del terrorismo de estado. Era la primera vez que se enjuiciaba a quienes detentaron la suma del poder público, sin más armas que las leyes. Se los enjuició por los mismos tribunales que pueden enjuiciar a cualquier ciudadano, aplicando el código penal civil vigente en la república desde 1922. Nuevamente la energía libriana se manifestaba de lo interno hacia afuera, ya que éste fue un hecho único en el mundo que sentó precedentes para que se incluyera en el Código Penal la figura de la desaparición forzada de personas imitada luego por varios países del planeta, y que logró a la vez que la ONU la declarara como un delito de lesa humanidad. Pese a este hecho, los intentos de recuperación de los derechos económico-sociales naufragaron debido a la fuerte oposición de los sectores conservadores (entiéndase aquí como neo-liberales). Aún se recuerda, por lo emblemático, el escandaloso abucheo y silbatina que recibió el presidente en su discurso de inauguración de la tradicional Exposición Rural de parte de la aristocracia agro-ganadera argentina en donde les solicitaba su apoyo. No llegó a completar su mandato, entregó anticipadamente el mando acuciada la nación por la hiper-inflación en que la habían sumido las maniobras de los mercados que sus opositores hicieron con el fin de quitarlo del medio.

que se vayanEs ocioso explicar aquí los tiempos y políticas seguidas desde entonces hasta llegar a la actual circunstancia de Saturno a punto de cruzar nuevamente sobre el Ascendente de la matriz natal de la república, porque todos quienes leen ésto han vivido la época y cada uno puede sacar sus propias conclusiones al respecto. Aunque vale sí hacer un sucinto raconto de lo sucedido desde entonces en atención tanto de los que son muy jóvenes, como de los desmemoriados y los desinformados que nunca faltan, ya que la historia depende siempre de quién la escriba o del medio de prensa que la publique. A partir del llamado Golpe de los Mercados que marcó la continuidad del modelo económico-social seguido hasta entonces, se sucedieron hechos muy notorios. Desde el intento de la supresión de la moneda nacional como elemento indispensable de cualquier Soberanía Nacional, dictado por la sanción de la Ley de Convertibilidad que declaraba la paridad cambiaria como paso previo a la dolarización efectiva de la economía y el dictado de indultos a los condenados durante el gobierno de Raúl Alfonsín por los delitos de lesa humanidad durante la dictadura, a toda una lluvia de privatizaciones de las empresas estatales, canjes y mega-canjes de la deuda externa, blindajes de garantía de pagos de esas mismas deudas, reducciones y congelamiento de los salarios y jubilaciones, privatización de los fondos de pensión, vertiginosas subas de los viejos impuestos y la creación de otros nuevos, solo, y tan solo, con el fin de permitir endeudarnos internacionalmente aún más para pagar los intereses de lo que ya se adeudaba a los organismos internacionales de crédito, precipitaron a la economía del país en la quiebra y elevaron los índices de pobreza de la población hasta rozar el 50% en promedio (en algunas provincias se llegó a traspasar largamente el 70%). Se ingresaba así al Siglo XXI con una virtual acefalía gubernamental y en donde se sucedieron cinco presidentes en el transcurso de una semana, pues se había tornado ingobernable la nación debido al caos social imperante luego de años y años de sufrir una frenética expoliación compulsiva. Tras la realización de elecciones presidenciales, luego de un breve gobierno provisional de transición, en 2003 llega al gobierno una fuerza política marcada por la transversalidad partidaria que no solo logra revertir la situación de endeudamiento externo, sino que impulsa la economía nacional por medio del fortalecimiento del mercado interno y la integración regional logrando índices inéditos de crecimiento económico y de inclusión social yendo a contramano de lo recomendado por los organismos internacionales de crédito, representantes de los históricos depredadores de la riquezas nacionales de todos los pueblos de la Tierra... Así llegamos hasta aquí, con un escenario social actual si se quiere comparable a aquel del tránsito de Saturno por el ascendente de mediados de los años '50 con la variante de que no se viene de una reelección presidencial sino que se tiende hacia ella, pero con la misma compulsiva y furiosa oposición de aquellos, los mismos que entonces, que ven con gesto de babeante gula los bienes y derechos conseguidos tras casi una década de ingente esfuerzo combinado del gobierno y sus representados. ¿Pr evalecerá ahora el sentido integrador de la energía de Libra mostrando una consciente valoración de la verdad y la justicia que sea un nuevo ejemplo para el mundo consolidando así nuestra identidad, o la balanza se inclinará nuevamente hacia lo obscuro y sobrevendrá la egoísta expoliación y un nuevo baño de sangre? Nadie puede decirlo a ciencia cierta, pero lo veremos en el transcurrir de estos tres años que durará la instancia y que tenemos por vivir hacia adelante. Pero sea lo que sea que pase finalmente, debemos ser conscientes de que ello será debido a nuestra propia acción o inacción en el día a día mientras suceda, pues ya no podemos alegar ignorancia en el hecho de que el destino de la nación, efectivamente, está conscientemente en nuestras propias manos como pueblo.