Artículos

La polaridad astrólogo / consultante

Autor:

Un vínculo que circula por los ejes de los signos y a la vez se va desplegando en el Círculo Zodiacal.
Eli Serebrenik | La polaridad astrólogo / consultante

Tengo ante mí una hoja de papel en cuyo centro hay un círculo dividido en doce partes, los símbolos astrológicos distribuidos en cierta disposición, unidos entre ellos por líneas de diferente longitud.

¿Me conviene cambiar de trabajo?
¿Voy a encontrar pareja?

Respiro hondo hasta el fondo de la pelvis y en la exhalación lenta me sumerjo en el diseño de esa carta natal.

Mi interior viaja al interior de ese mandala en particular.

Miro al consultante; en sus huesos, en su piel, está Capricornio sosteniendo y delimitando su ser en el mundo.

En el vientre tibio se cobijan muchos de los órganos que lo componen, Cáncer.

Percibo el deseo de Ser, de vivir: - ¡acá estoy, quiero esto!- Aries y, al mismo tiempo complementarse con otros, tener en cuenta, ser amable, Libra.

Esa persona no “es” de ninguno de esos signos, sin embargo éstos configuran parte del diseño de todos los humanos.

Vuelvo al interior de la carta y nuevamente miro a mi esquivo consultante, su corazón late, bombea vitalidad y calor, mientras la sangre circula por todo el universo de su cuerpo sin dejar nada afuera de su alcance. Leo y Acuario, corazón y circulación.

Sigo entrando al mandala, y encuentro un mundo donde prima la necesidad, el instinto territorial, el placer de acumular recursos para sobrevivir y disfrutar, satisfacción sexual, Tauro, y aparentemente del “otro lado”, Escorpio el sufrimiento, la lucha, el goce, los conflictos, la intensidad de la experiencia de la vida y la muerte.

Esta persona vino muy curiosa, con ganas de saber cosas y hacer preguntas, tratando de llegar a su verdad o más aún a La Verdad. Géminis y Sagitario.

Aun no llegué a mirar donde está su Sol, su Luna y Ascendente, ya que hoy decidí meditar y respirar mientras miro la Carta Natal, para descender y absorber con extrema lentitud una lógica que subyace por debajo de la mente cotidiana.

Esa persona que permanece expectante frente a mí, es otra versión de mí, de ti, de aquellos otros.

Es un compañero/a de viaje y entonces los corazones laten y bombean más acá y más allá incluyendo vínculos personales y la circulación nos trasciende y es social, transpersonal.

Leo Acuario actuando en simultáneo.

Se que cuando emerja del estado meditativo, Piscis, volveré a ver “mi” persona y “su” persona, quizás por eso lo primero que miré fue la estructura externa e interna, los bordes, los limites y aquello que necesita ser protegido y guardado. Capricornio, Cáncer.

El y yo somos una interacción que trata de decodificar la vida. En lo aparente la vida del que consulta, profundamente la de todos.

Ambos somos digeridos hacia el laberinto intestinal de Virgo, cada cosa en su lugar, esto es esto y esto no es esto y se descarga en la papelera del archivo que todos llevamos dentro. Quiero ordenar, organizar la información que tengo frente a mis ojos, mientras una extraña confusión obnubila nuestras mentes. Laxamente deseamos abrir las compuertas, entregarnos a emociones recónditas y olvidadas que nos ínterpenetran. Piscis.

Tenemos miedo, de hablar de preguntar, de responder. ¿Quien pregunta? ¿Quién responde?

¿Me conviene separarme?
¿Me radico en el exterior?
¿Se va a morir mi padre?


Tal vez la respuesta es el diálogo, el interjuego vincular que se produce entre astrólogo y consultante.

PondTal vez la respuesta es la pregunta en sí misma que cae como una piedra a un lago y mientras desciende al fondo arenoso, va dejando círculos concéntricos, como el diseño de cartas natales dibujadas en el agua abriéndose hasta el infinito. Cada uno dibujado por la fuerza de choque primaria, Aries, de la piedra al caer.

¿Se puede volver al momento en que la piedra entro al lago?

Con la memoria y la imaginación podemos ir reconstruyendo la huella y los destellos que dejaron los primeros círculos dibujados en el agua.

La imaginación es descender hacia el interior de la actividad cerebral y espiritual que retraduce en imágenes o ideas, contenidos que son interceptados por la lógica racional en nuestra cultura imperante.

En Astrología se trata de recordar, y es el recuerdo el que nos lleva suavemente al circulo que se esta formando en este preciso momento.

También se ocupa de imaginar para nivelar y dar forma simbólica a los recuerdos cubriéndolos de sentido con imágenes míticas que nos permiten soportar la intensidad desgarradora de ciertos momentos de nuestras vidas.

El astrólogo tiene un mapa natal del que extrae ciertas hipótesis del momento de aquel primer impacto de la piedra con el lago.

Los planetas en su Signo, los ángulos entre ellos, las distancias entre si de ese peculiar instante son Uno con la piedra y el agua.

¿Me van a echar del trabajo?
¿Voy bien por aquí?

Respiro y en la exhalación se me hace nítido que no hay respuestas que no sean preguntas al mismo tiempo.

Entonces me acuesto, cierro los ojos y ejecuto un ejercicio de relajación que consiste en visualizar los propios ojos cerrados como si fueran piedras descendiendo en sus órbitas, suave y lentamente al fondo de un lago cristalino.

Insto al consultante a hacer lo mismo, varios minutos de silencio calmo se adueñan de la situación y del vínculo.

Sentados nuevamente, la ansiedad, la urgencia por saber algo en particular, se ha transformado en un diálogo entre alguien que tiene un mapa simbólico del momento del cielo al nacimiento de esa persona, y alguien que tiene una historia para recordar e imaginar, poner en imagen, que lo hará retornar al presente, aquí y ahora con la intensión profunda de darse cuenta en que circulo estoy habitando hoy, en que estado de conciencia habite los anteriores y que puedo imaginar acerca de los futuros círculos concéntricos que me esperan a lo lejos y que ese futuro depende de los círculos anteriores, de la resaca y los elementos nuevos y listos para nacer que arrastran y de las imágenes que pueda generar y proyectar para habitar los que vendrán.

¿Qué dice mi casa VII?
¿Cómo ves la relación con mi socio?
¿Me voy a morir?


Definicion de psicologiaCuando ambos miembros del vinculo astrólogo/consultante, comienzan a intercambiar pensamientos y responder preguntas, están instalados en el eje Géminis Sagitario, los dos están en ese nivel de interacción, Mercurio asocia y no se detiene jamas si Júpiter no lo guía hacia una síntesis mas amplia.

El eje circula todo el tiempo alimentándose uno del otro, no es que el consultante “es Géminis” y el astrólogo “es Sagitario”, darnos cuenta de esa circulación es útil para no engancharse en que desde el lugar del astrólogo siempre hay que dar respuestas o desde el lugar del consultante hay que preguntar lo mas posible y mantenerse en un rol de búsqueda interminable.

La vincularidad de una entrevista astrológica abarca todos los ejes. Uno de ambos puede estar libriano y tratar de mostrar un estilo suave, armonioso, quedar bien, no generar conflictos y el otro inmediatamente se colocará en Aries, intrusivo, activo, vamos al punto ya. Comprender esto en medio de una entrevista nos permitirá que la energía circule de uno al otro en un ir y venir que se va nivelando y enriqueciendo.

Son muy distintos los resultados cuando se logra descender al fondo del mandala (Piscis) y desde allí comenzar a discriminar y ordenar la información (Virgo), para luego volver al fondo, dejar que se impregne la conciencia y volver a salir con información húmeda y maleable.

Hay muchos modos en la entrevista, modos internos básicamente, algunos veloces y punzantes que tratan de traducir inmediatamente lo que los símbolos expresan, otros tambaleantes e inseguros como si se tratara de adivinar.

-¿Con “ese” Plutón y esa cara de inocencia relajada?-

Ahí podemos estar entrando los dos, en el eje Tauro/Escorpio, el astrólogo comienza a desconfiar a presuponer, a lanzar dardos que hieren la tranquilidad disfrutadora e inocente del polo taurino.

El lado Escorpio quiere hundir en su propio pantano al lado Tauro que lo mira con cara de:- De aquí no me vas a mover-.

La necesidad orgánica de esta situación es reconocer la circulación y no estancarse en ningún polo.

Al revés tendríamos al Astrólogo acordando que es muy sano aferrarse a los bienes, a la comida, al placer físico mientras el consultante esta a punto de ser demandado por abuso deshonesto.

Insisto en el tema de ir al centro del Mandala, respirando en meditación, descendiendo dentro del vientre para luego poder salir y ver al otro que no es otro sino un emergente igual que uno de la humanidad.

Sino, nos quedamos en un juego de roles vacío que a lo sumo puede dejar una sensación interesante, alarmante o gratificante. Nada más.

Para que el eje astrólogo/consultante circule con fluidez es necesario quedar expuesto, desnudo y no temerse a si mismo.

Es un compromiso de ambas partes para una indagación profunda de: ¿que somos los seres humanos al fin de cuentas?

Y tal vez comprender que esa pregunta vale por si misma. Es la respuesta.

¿Quién hace las cuentas? ¿Quién dice este es el final de dichas cuentas?

6 Comentarios

Gloria Turon (6.Dic.2009 @ 21:57 gmt) dijo,
Exelente,para leerlo varias veces, para recordarlo cada vez que alguien se sienta frente nuestro y comienza la entrevista.
Hacen falta mas articulos asi, gracias,por este
Lila (7.Dic.2009 @ 05:09 gmt) dijo,
maraviloso... maestra!!!!
MIMI (8.Dic.2009 @ 23:30 gmt) dijo,
Muy bueno, didactico al maximo.
Me encanto!!!!!
Laura (5.Feb.2010 @ 22:37 gmt) dijo,
Realmente maravilloso! coincido en que es para releerlo muchas veces, y también me interesaría si armaras un grupo para trabajar esta temática.
Eli Serebrenik (7.Mar.2010 @ 06:25 gmt) dijo,
Hay un grupo en el que trabajamos practica en analisis de cartas y el tema de como, que y cuando devolverle al que consulta.
No tengo en éste momento un taller que se dedique exclusivamente a la luz y sombra en el interjuego astrologo/consultante.
Pero todo lo que no existe en éste momento tiene un lugar reservado para emerger (dice Virgo) :)
te dejo mi email serebreli@yahoo.com.ar
un cariño y gracias por escribirme
Eli
graciella (7.Mar.2010 @ 23:12 gmt) dijo,
Muy intresante! Y muy bien escrito. Para releer y deleitarse leyendolo.