Artículos

Plutón en Capricornio: El fin de la noche de los Vampiros

Autor:

La tensión en las estructuras de Poder comienzan a extremarse, y las irracionales reacciones ante su inminente ruptura pueden verse por doquier. Lejos ha quedado la manipulación sutil del día a día en los circuitos diplomáticos ante la emergencia de un cierto derrumbe de la economía planetaria. El Poder instituido profiere desesperados manotazos de ahogado procurando mantenerse o para causar el mayor daño posible si es que él debe irse, mientras se aferra a la vana ilusión de que un milagro del Holywoodense Dios de los rescates finalmente lo saque a flote. No es ninguna novedad que la Bestia se niega a morir pero si irremediablemente debe hacerlo, preferirá siempre hacerlo por su propia mano...
Alejandro Fau | Plutón en Capricornio: El fin de la noche de los Vampiros

Fue así como con apenas doce años comprendí que no fue la bala quien mató a la bruja, sino mi risa.
Ray Bradbury “La Feria de las Tinieblas


Hay Egos grandes y egos chiquitos y su pequeñez o grandeza se mide por el poder de influencia y su capacidad de daño en su entorno inmediato pero, patológicamente, el segundo caso se denomina igual (Egoísmo) sin importar si es persona o corporación ya que pretende lo mismo, el todo para sí y nada para los otros, o bastante menos para los otros, a fin de imponer una diferencia que quede clara para aquellos que constituyen lo que considera su público a fin de que legitimen ante si mismo su fantasiosa superioridad. Esto es válido para sus criterios tanto de vida como de muerte. Cada día asistimos a la locura egoica en que han caído las sociedades humanas con el fin de negarse a una transformación radical y a sus desesperados intentos de sostener su vieja imagen a cualquier costo. No importa que su decisión y acción sea a todas luces equivocada, solo importa que esa acción y decisión sea la suya. Por medio de la compulsiva negación de los errores intenta transformar en realidad algo que solo es producto de su propia fantasía errando así meridianamente el camino de cualquier posible realización de la misma. Es un comportamiento enfermo, y es así que podemos ver la replicación en el presente de las ya fracasadas metodologías del pasado tanto en órdenes locales como globales. Es así cómo nuevamente vemos extremarse ideologías, dogmas, xenofobias y fanatismos. Este comportamiento irracional no es novedoso, sucede cada vez que Plutón puntualmente cumple con su paseo por Capricornio, lo hemos visto a lo largo de la historia y replicado cada día de nuestras vidas en los pequeños ejemplos del mundo cotidiano, es el ciclo de la vida, la historia del nacimiento desarrollo decadencia y muerte antes del renacer que sigue el Todo. Algo que el Ego-parte quiere negar y de lo cual pretende separarse, baste como ejemplo su denodada lucha en contra de la muerte que impulsa la ciencia médica y hacia la cual desvía ingentes recursos humanos y monetarios. El Ego sueña con permanecer eternamente de algún modo, y hablo tanto del ego personal como del ego social, pues es el único modo de sostener su ilusión de poder. No importa mucho el modo en que lo haga, en términos de supervivencia no hay ética ni moral que puedan detenerlo, pues inconscientemente ha comprendido que el verdadero poder lo tiene no quien monopoliza el control de un elemento esencial o de la vida, sino quien tiene la capacidad de destruirlo.

ArmasAsí pues aquí estamos, viendo como el derrumbe de un sistema económico artificialmente globalizado se expande inexorablemente mientras quienes están a cargo de dirigir la marcha de las cosas se empecinan en pisar el acelerador a fondo camino del abismo y sin torcer el rumbo, vociferando a los cuatro vientos: “¡Vamos bien, vamos bien! ¡Saldremos de ésta!”, al tiempo que arrojan cada vez más gente por la borda a fin de salvarse solo ellos mismos. En tiempos en donde algo es más necesario a nivel global es cuando más escasea, en este caso es el sentimiento solidario. En toda catástrofe es donde puede observarse de modo patente el verdadero comportamiento humano, no es en laboratorios o en la elaboración de teorías el modo en que puede verse, calcularse o predecirse. Los académicos de toda laya, los científicos, los técnicos, e incluso la mayoría de los astrólogos, elaboran teorías y trazan perfectas proyecciones y planes que siempre dejan afuera las variables más importantes porque no son mensurables. No hablo de la construcción de ingenios tecnológicos, máquinas o compuestos químicos, sino de los asuntos más vitales y humanos como, por ejemplo, la economía y la autonomía de los seres humanos en tanto tales. Muchas, por no decir la mayoría, de las personas suponen que la gente que estudia economía se dedica solo a los asuntos que tienen que ver con el dinero. Desgraciadamente desde hace más de 80 años en los claustros académicos y universitarios ha ganado mucha importancia la “Economía Financiera” y se ha dejado paulatinamente de lado los aspectos más humanistas de la carrera fomentando esta creencia. Esto es debido al veloz crecimiento en la imposición del Sistema Capitalista en todo el mundo y que solo habla de la maximización de los beneficios en metálico que aporta cualquier inversión en el proyecto que se financia, y no de los beneficios sociales que reditúa a la población lisa y llana. De ahí que éstos técnicos y doctores que comandan el rumbo de la economía global estén más interesados en salvar bancos que poblaciones para considerarse exitosos. Sus proyecciones y “recetas” apuntan a esto, maximizar los beneficios de los inversores y no a “rescatar” a las personas. Son teóricos, y como tal actúan, para ellos priman sus estadísticas y el objetivo que persiguen está signado solo por lo que ellos quieren que pase y no por la realidad que viven y sucede. Obviamente creen que las personas son autómatas que no piensan ni sienten y que pueden ser encendidas, apagadas o programadas para hacer tal o cual cosa cual máquinas, y de allí su asombro ante el fracaso de sus proyecciones tan perfectas; y es que se han olvidado que la gente son personas y que siempre reaccionarán como tal más tarde o más temprano. A no extrañar, porque a los Astrólogos Predictivos les sucede lo mismo y es por ello que el 99% de sus “pronósticos” nunca se cumplan. Pese a ello, tanto este tipo de Economistas y Astrólogos son quienes mayor demanda tienen en el mercado mundial actual. ¿Por qué? Pues, para que el Sistema siga funcionando hacen falta líderes políticos dispuestos a llevarlos adelante ciegamente a cambio de un porcentaje en las ganancias para sí, claro, y armas de desinformación masiva que los respalden para que nos convenzan de que lo que hacen es lo correcto o lo único que puede hacerse...

MonsantoLa distracción de la población apartándola de los temas esenciales siempre fue fundamental para los poderes económicos y políticos a lo largo de la historia con el fin de lograr perpetuarse. La famosa frase: “Panem et circenses” (“Pan y circo”, literalmente, “pan y juegos del circo”) resume perfectamente ésto, y es una locución latina peyorativa que describe la práctica de un gobierno que, para mantener tranquila a la población u ocultar hechos controvertidos, provee a las masas de alimento y entretenimiento de baja calidad y con criterios asistencialistas para lograr sus fines. La frase se origina en Roma en la Satira X del poeta Romano Juvenal (100 AC.) y es dada como la única atención que recibía el pueblo Romano, quien por la aplicación de ésta táctica había olvidado su derecho de nacimiento a involucrarse en la política para decidir sobre las acciones de gobierno. Así como antiguamente solo se necesitaba de los juegos crueles del circo romano y un trigo barato con que llenar los vacíos estómagos de los ciudadanos para mantenerlos ajenos de las decisiones importantes, hoy tenemos a los alimentos transgénicos, los deportes, la televisión y la internet para lograr lo mismo. Hemos evolucionado en complejidad, pues antes siquiera era necesario manipular la información y pauperizar la educación porque nada de ello existía a niveles populares; hoy día los derechos conquistados tras siglos de luchas sociales han hecho que esto sea por demás indispensable si se quiere mantener el poder. Es así como en sucesivas oleadas a lo largo de la historia, y coincidentemente con la instancia del tránsito de Plutón por Capricornio, es que las masas logran avances significativos en su ampliación de derechos como efecto secundario de la resistencia que tienen las estructuras instituidas de poder antes de colapsar irremediablemente y que son admitidos por éstas en su vano intento de sostenerse. Lo mismo sucede a nivel de síntoma previo con la exacerbación de las manifestaciones “circenses” que el poder irradia en esos momentos, y que catalogamos en nuestros libros de historia como “El Período de la Decadencia” cuando nos referimos a los diferentes Imperios dominantes. Ejemplo de ello históricamente son los grandes conflictos bélicos o la amenaza de tales, los escándalos políticos o de la farándula, etc., amén de los ya tradicionales campeonatos deportivos con que se intenta absorber la atención. No hace falta tener un doctorado para darse cuenta de que ello está sucediendo actualmente, basta con encender la televisión o conectarse a las redes sociales en la internet y visualizar desapegadamente lo que allí sucede. Una distracción creciente y a mansalva.

LibertyEl golpe al corazón está dado por diferentes causas y modalidades. Por un lado está la apelación de burdo patetismo emocional de cualquier campaña que el poder emprenda en su afán de perpetuarse. Así pues podemos ver campañas electorales más parecidas a la presentación de una telenovela romántica que a la exposición de propuestas políticas con las que solucionar los problemas reales de los ciudadanos (caso Elecciones Presidenciales en México, por ejemplo); y la eliminación brutal de esperanzas ilusorias de mejoras en las condiciones de los más desfavorecidos implementadas anteriormente, solo con el fin de instalar el desánimo y la depresión en el cuerpo social que genere resignación y desaliente la protesta de la mayoría (caso Golpe de Estado Parlamentario en Paraguay, por ejemplo), ya que si lo hicieran garantizarán la justificación de apelar a un verdadero terrorismo de Estado en aras de reinstalar la paz. El Imperio siempre fue maestro en instalar estas cuestiones en el emocional social en cualquier época de la historia, agitando verdaderos fantasmas ante la ignorante población desconocedora de los hechos verdaderos. Así fue que desde el pasado a la actualidad se desató sucesivamente la cacería de los Bárbaros, de las brujas, de los Judíos, los Moros, los Indígenas, los Islamistas, los Terroristas, etc., con la anuencia de las poblaciones aterrorizadas por las mentiras funcionales instaladas por quienes debían llevar adelante estas acciones a fin de seguir acumulando mayor riqueza y poder. El golpe al corazón tiene su contraparte también, y es el que reciben las estructuras de poder al desbordarse las masas de sometidos por no poder soportar ya más presión. Se desatan así los procesos revolucionarios que se expanden paulatinamente luego al despertar con su ejemplo reacciones en otros lugares, aún los más distantes. Ejemplo de ésto es lo sucedido en el anterior ingreso de Plutón en Capricornio que generó los movimientos libertarios que cambiaron el estado de las cosas durante medio siglo en occidente. A diferencia de aquel, en donde las distancias geográficas eran un escollo y ralentizaron el proceso de propagación de la revolución, la instancia actual promete ser mucho más radical debido a la globalización de la información y la velocidad de los canales de asistencia recíproca del que disponen las distintas poblaciones planetarias, y podemos hablar ya de una verdadera reacción en cadena en la sucesión de los hechos futuros que dejarán una traumática sensación de caos quizá durante décadas.

Clinton-MerkelEs un momento en extremo peligroso, pues las figuras Plutonianas intervinientes tienen alcance planetario y no solo de una acotada área. Los suicidios políticos o económicos de antaño que dañaban el tejido social en restringidas regiones ha desaparecido a manos de la gran expansión territorial del imperio moderno. El entrelazamiento de las relaciones entre todos los actores es tal que el suicidio de uno puede literalmente acabar con todos. Desgraciadamente, como citábamos antes, vemos a los líderes del capitalismo acelerar en sus políticas de devastación rumbo al suicidio del sistema con inconsciente alegría. Nada más patético que ver a la Directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, declarar entre risitas histéricas que la situación es mucho peor de lo que creían y que por ello se hacen necesarias mayores medidas de ajuste social durante éste año en Europa para intentar rescatar a las instituciones financieras internacionales que garantizarán el futuro desarrollo. Los líderes de los países desarrollados festejan el triunfo de sus terribles planes como si con ellos hubiesen ya salvado el mundo. En Estados Unidos de Norteamérica en los últimos cuatro años la cifra de personas sin hogar (Homeless) ha crecido del 7% al 20 % de la población y el desempleo desde el 6% al 10%. Italia, la tercer economía europea, acaba de aprobar planes de recortes por 4.500 millones de Euros para este año que implicarán la eliminación de 100.000 puestos de trabajo y la reducción al 50% de su sistema de salud, y de 11.000 millones más para el 2013. España, la cuarta economía europea, sigue el mismo rumbo. Me trae el recuerdo de hace una década cuando intentaban convencernos en Argentina de la famosa teoría del “derrame”... básicamente proponían que cuando los ricos fueran ya inmensamente ricos su fortuna “derramaría” sobre los menos favorecidos así que debíamos ayudarlos para que así fuera... ahora la nueva teoría es: Cuando los bancos se harten ya de ganar dinero entonces lo distribuirán más equitativamente, así pues que estamos todos moralmente “obligados” a que ellos sigan ganando cada vez más y nunca pierdan para poder conseguirlo. Si supieran lo que nosotros, que Plutón es un insaciable agujero negro capaz de devorarlo todo, otra sería la historia... aunque hay algunos astrólogos que sostienen que a un vampiro (eufemismo con que designan a Plutón) solo puede matárselo dejándolo beber sangre hasta que explote y proponen que no hay que hacer nada salvo dejarse desangrar; pero se olvidan de decirnos que cuando el “vampiro” explote ya todos estaremos muertos.

El tunelEl poder instituido busca mantenerse a cualquier precio y ávidamente avanza devorando todo a su paso sembrando el odio, el llanto y la desesperanza. En su locura ya no busca nuevas formas de justificar sus acciones para que suenen creíbles, y recita como una letanía siempre las mismas fórmulas desde hace siglos: Hacemos la guerra para lograr la Paz; Los invadimos porque su libertad es falsa y nosotros les diremos cuál es la verdadera; El verdadero Dios lo quiere y está de nuestro lado; Etc., etc., etc... Avanzamos hacia tiempos cada vez más oscuros inevitablemente pues es el único modo de forzarnos a alcanzar una nueva luz. La decadencia del imperio moderno es cada vez más veloz y la transformación se realiza sin apelar a la anestesia. Muchos analistas coinciden en que estamos a las puertas de una gran guerra, pues es el mecanismo histórico por excelencia que siempre se esgrimió a fin de justificar los grandes sacrificios. Quizá sea cierto, al menos todo apunta hacia ello habida cuenta de la tensión creciente en el norte de África y el Medio Oriente, pero hoy más que nunca se nos abren otras posibilidades. Mal que mal la ignorancia de los pueblos respecto de lo que pasa se ha reducido considerablemente pese al esfuerzo en contrario que se ha hecho y aún se hace. La resistencia pacífica por medio del desacato se expande desconcertando a quien se ha acostumbrado a la confrontación abierta. Los modos revolucionarios han ido cambiando y se hacen aún más efectivos que la revuelta armada. Mal que le pese a nuestros dominadores la consciencia humana ha crecido pese a sus esfuerzos. Mal que le pese a nuestros predadores sus antiguas presas han evolucionado más de lo previsto. Ante estas circunstancias que preanuncian su inevitable fin, el viejo monstruo tiene dos opciones: Aceptar la derrota y buscar transformarse, o acabar con todo para que nadie gane. A ojos vista se ha decidido por la segunda opción haciendo gala de un egoísmo sin par. ¿Cómo haremos que ello no suceda? ¿Qué recurso tenemos nosotros para oponer a él? ¿Cómo haremos para vencer a este psicópata vampiro? Pues... creo que simplemente haciendo lo opuesto a él y tomando la otra vía. Aceptarnos como somos, amarnos y transformarnos a nosotros mismos dejando así de ser sus satélites, y reír, reír mucho... y desde nuestro mismo centro brillar así como nacientes soles que con su luz pondrán fin a esta cruenta noche de la historia.

1 Comentarios

Marta (19.Jul.2013 @ 16:12 gmt) dijo,
maravilloso. emocionante.gracias